¿Qué sucede cuando los padres hipercelebran los eventos de sus hijos?

Como padres, es de esperarse que muchos quieran celebrar cada evento y acontecimiento de la vida de sus hijos.

No obstante, en los últimos años se ha puesto de manifiesto una creciente tendencia de hacer fiestas y celebraciones por situaciones cotidianas, que normalmente no requieren ser alabadas, alcanzando incluso niveles de una hipercelebración.

Se trata de celebraciones extravagantes, que al final resultan ser experiencias estresantes y traumáticas para los mismos padres, debido a todo el tiempo que toman para su organización y al enorme gasto económico.

Algunas de las situaciones cotidianas que hoy son hipercelebradas son:

  • Cumplimiento de cada mes de vida, mientras es un bebé.
  • Fin del año escolar.
  • Aprobación de los exámenes.
  • Cumplimiento con las tareas del hogar.
  • Hasta el inicio de las estaciones del año.

Lo negativo de todo esto no es que se les agasaje por un logro o una meta alcanzada, sino por el hecho de sobrepasar los límites haciendo del evento una celebración descomunal e intensa.

También puedes leer: ¿Es sano criar hijos con la obligación de encargarse de sus padres?

Y aunque para muchos puede que esta acción no sea negativa, diversos especialistas han determinado que sí podría generar efectos negativos tanto en los padres como en los niños, entre ellos:

  • El cansancio y agotamiento mental de los padres por coordinar las actividades.
  • El estrés de los padres por el gasto económico.
  • El fomento de un concepto erróneo para ambos acerca de la felicidad.
  • La pérdida del valor sobre lo que realmente importa.
  • El estímulo hacia actitudes egocéntricas y materialistas de los hijos.

Todo esto lleva a analizar si realmente vale la pena o si es saludable hipercelebrar cada paso de los hijos, así como la forma adecuada de felicitarlos por sus metas y logros.

Una conversación, un consejo, una salida familiar vale mucho más que grandes fiestas estresantes y enormes gastos.

Para que nuestros hijos sean felices y para que cumplan con sus responsabilidades, no es necesario hacerles una gran celebración, basta con exhortarlos a continuar con su deber y con enseñarles el verdadero valor de sus logros.

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Deja tu comentario