¿Qué opinan los hombres de las mujeres que tienen cabello postizo?

Muchas mujeres se sienten impulsadas a pasar por un quirófano para cambiar sus cuerpos, quitarse años o para verse más lindas. Hay muchas que lo hacen en exceso, y llegan a obsesionarse con las cirugías estéticas, situación que se convierte en preocupante porque se ha llegado al extremo de no amar su naturaleza y odiar su cuerpo, lo que se considera una enfermedad psicológica.

Uno de los accesorios más utilizados por las mujeres son los cabellos postizos o las famosas “extensiones”, las cuales, a pesar de ser costosas, son una pieza clave para muchas mujeres que no dudan en hacer una inversión importante con tal de tener la melena deseada.

También muchas mujeres se llevan de las opiniones y comentarios de las amigas o familiares al tomar la decisión de ponerse cabello postizo y entienden que a su pareja les agradaría el hecho que tengan el pelo más largo y voluminoso.

También puedes leer:   ¿Qué es la orquitis y cuáles son sus causas?

Por la sociedad en que vivimos, a muchos hombres les atraen las mujeres con el cabello largo y lacio, porque entienden que esto las hace más seductoras y hermosas, pero al momento de identificar que este cabello no es real, muchos se sienten decepcionados.

Para algunos puede convertirse hasta en desagradable y llegar a disminuir su deseo sexual el hecho de su pareja tenga pinchos, rolos, y nudos en la cabeza que impidan que pueda acariciar el cabello y tocar la cabeza con libertad, porque para muchas personas el cabello es erótico y acariciarlo es parte del juego sexual.

El cabello postizo es un accesorio que le ha salvado la vida a muchas mujeres que sufren de caída de cabello, que por el alisado o los químicos de los productos que usan, tienen cierto grado de extensiones y las extensiones han ayudado a que no se note.

También puedes leer:   ¿Cómo hablarle a mi hijo sobre mi nueva pareja?

Así como el cabello, las fajas son otro de los productos que usan muchas mujeres para verse más esbeltas y estilizar la figura, y que muchos hombres identifican al momento de un encuentro sexual, y que en muchos casos los sorprende, ya que según ellos mismos señalan “le vendieron otra cosa” y se sienten engañados.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *