¿Qué es la hipertensión pulmonar persistente del recién nacido?

La hipertensión pulmonar persistente del recién nacido es un trastorno de la vasculatura pulmonar que afecta a los recién nacidos de término o postérmino. Consiste en que, al nacer, su circulación continúa trabajando como si aún se encontrara dentro del vientre de la madre, pasando por los pulmones sólo en pequeñas cantidades, lo que le impide adaptarse adecuadamente al nuevo ambiente.

Esta condición aumenta peligrosamente la presión de la arteria pulmonar, llevando gran parte del flujo sanguíneo de los pulmones a otros órganos creando esta grave condición.

Los síntomas de la hipertensión pulmonar persistente pueden variar en cada bebé, sin embargo estos pueden incluir taquicardia, coloración azulada de la piel y episodios de niveles bajos de oxígeno en la sangre.

Además, cuando el bebé tiene esta condición, luce un aspecto no saludable al momento del parto o en las horas siguientes al nacimiento.

También puedes leer:   Diferencia entre la eyaculación precoz, retardada y retrógrada

Con frecuencia estos síntomas son confundidos con otros trastornos, lo que puede retrasar el empleo del tratamiento, originando así secuelas mayores.

Para diagnosticar la hipertensión pulmonar resistente, el especialista se basa en los síntomas manifestados, así como en los resultados de análisis más profundos, entre estos ecocardiogramas, radiografías y ultrasonidos de la cabeza.

Una vez identificado el trastorno, dependiendo el estado de desarrollo y la situación general de salud, se aplica el tratamiento de lugar, atendiendo la causa inicial y la disminución de los síntomas.

Es fundamental actuar con rapidez, una vez obtenido el diagnóstico de hipertensión pulmonar resistente, ya que de esto dependerá en gran medida la efectividad del tratamiento. Los chequeos rutinarios resultan vitales para mantener bajo control cualquier anomalía en el funcionamiento del cuerpo.

También puedes leer:   ¿Qué es un parto humanizado?

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *