¿Por qué presionan a las divorciadas para que se vuelvan a casar?

A pesar de que actualmente la mujer tiene roles en la sociedad y que participa en distintos procesos en los que antes no podía, aún continúa bajo la presión social de que necesita tener a su lado una pareja para ser feliz y estar completa.

La realidad es que la soltería nunca ha sido bien vista socialmente, y mucho menos el estatus de divorciada.

Por esto, son muchas las mujeres divorciadas que confiesan estar cansadas de la presión social para que se vuelvan a casar, a pesar de que muchas deciden permanecer solas luego de un divorcio. Pero la presión es tan fuerte que por un lado se sienten felices porque son libres de hacer lo que les gusta y disfrutan estar solteras, pero al mismo tiempo les afecta y les molesta que la presionen y que se metan en su vida privada.

También puedes leer:   ¿Durante el embarazo aumenta el deseo sexual?

Con el propósito de evitar la presión, muchas mujeres divorciadas optan por dejar de relacionarse con familiares y amigos, lo que termina provocando que tengan que aislarse para poder ser y disfrutar su soltería.

Y es que la sociedad no deja de establecer sus estándar de “normalidad” aunque esto implique que la gente sea infeliz. El concepto de “mujer completa” que la sociedad nos ha vendido es aquella que tiene un hombre a su lado que la haga feliz.

De acuerdo a una entrevista realizada a través de nuestra página web, sobre si las personas están de acuerdo en que una mujer decida quedarse soltera, el 94% afirma que sí, ya que se trata de una decisión personal; mientras que el 1% sostiene que no, que la mujer necesita casarse y formar su propia familia; frente al 5% restante que indica que le da lo mismo.

También puedes leer:   ¿Cómo influye en la relación que la mujer gane más que el hombre?

A través del tiempo se ha vendido el concepto de “media naranja”, donde se asegura que nacimos incompletos y que solo con una pareja logramos completarnos, siendo este uno de los principales culpables de esta presión que viven muchas mujeres que decidieron divorciarse y de aquellos que no tienen en sus planes tener pareja.

Cuando hablamos de respeto a la vida y a las decisiones de los demás, nos referimos a que nadie, ni siquiera la sociedad más grande del mundo tiene derecho a presionar, imponer y mucho menos etiquetar a nadie porque decida algo que le beneficie y que no le haga daño a nadie.

La vida personal es “personal”, por lo que es importante mantenerse al margen de lo que otras personas decidan y, no opinar si no nos están preguntando.

También puedes leer:   Personas que son acosadas por sobrepeso

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *