¿Por qué muchas parejas infelices no se separan?

Con frecuencia, vemos personas que se viven quejando de su relación de pareja, y dejan claro lo infelices que son. Sin embargo, pasa el tiempo y vemos que no terminan la relación. La pregunta es qué lleva a estas personas a quedarse en una relación en la que no son felices ni se sienten a gusto.

La firma de abogados británicos Slater & Gordon, realizó un estudio para analizar esta situación, y obtuvo como resultado la confirmación de que realmente sí existen parejas que siguen juntas aún sin sentirse bien en la relación, y dentro de los motivos que las llevan a continuar se encuentran que: Se aman de una forma tóxica, buscan evitar herir a los hijos, tienen miedo a la soledad, están acostumbrados a la pareja, son dependientes emocionalmente, y tratan de evitar las críticas sociales.

Para obtener estos resultados, se analizó una muestra de dos mil personas, basado en la inconformidad en su matrimonio. A pesar de que son comunes estos casos donde las parejas deciden aparentar que todo está bien y continúan viviendo bajo el mismo techo, las estadísticas indican que las parejas jóvenes son menos propensas a quedarse en este tipo de relaciones.

A manera de conclusión de la investigación, el 25% las parejas reveló sentirse atrapada en la relación, y que les encantaría separarse si tuviera asegurada su estabilidad económica. El 30% aseguró ya no sentir amor por su pareja, mientras que el 16% de las personas afirmaron que le habría gustado casarse con otra persona, y el 29% restante le aconseja a los jóvenes que no se casen.

También puedes leer:   ¿Qué es la orquitis y cuáles son sus causas?

En muchos casos, lo que hay en una relación es solo pantalla, porque el sentimiento se ha ido con las peleas constantes y el desencanto, por lo que viven amargados en una relación que los consume emocionalmente.

Si una relación de pareja no funciona, hay que hablar claro y definir qué van a hacer para que la relación mejore o termine. Nadie debe sentirse obligado a permanecer en una relación tóxica, porque nadie vale tanto para que le regalemos nuestra paz emocional.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba