Nueva tendencia en crianza: hijos acomodados y dependientes

Se han vuelto comunes los casos de madres que pelean a los maestros por las malas notas que sacan sus hijos, los de aquellas que cargan sus mochilas para que estos no tengan que hacer ningún esfuerzo y los de aquellas que tienen empleadas domésticas para que sus hijos no tengan que hacer nada.

La idea de darle todo a los hijos se ha sobrevalorado, llegando a una etapa en la que se tiene una generación de niños y adolescentes acomodados, que lo tienen todo y que incluso se vuelven prepotentes, porque quieren convertirse en la autoridad de sus mismos padres.

Se ha creado un escenario que asusta, porque a la larga se evidencian los diversos efectos negativos de crecer bajo un modelo permisivo y sin ningún límite.

También puedes leer:   ¿Una prueba de embarazo podría salir positiva después de dar a luz?

Tenemos una generación de niños, niñas y adolescentes que han crecido con el “patrón alfombra”, con el que sus padres nunca les han enseñado a tocar el piso, a sentir la carencia, a esforzarse, a caerse y levantarse solos y resulta que cuando tienen que salir a enfrentarse al mundo de adultos, no saben hacer otra cosa que deprimirse y llamar a mami o a papi para que los consuele.

El problema mayor es que los padres no estarán siempre, y cuando dejen de hacerlo será muy duro el golpe, porque la vida real no es nada complaciente, y la alfombra solo la tiene Aladino.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *