Normalización del acoso sexual

Con frecuencia, en nuestra sociedad los niños y adolescentes sufren acoso sexual en los centros educativos, en las familias y en las comunidades. La vulnerabilidad frente al acoso aumenta sobre todo para las niñas y las adolescentes, donde se refuerza el miedo y la subordinación femenina, por los estereotipos machistas y la desigualdad de género.

A pesar de que muchas mujeres se sienten bien con los piropos que le dicen en la calle, porque mejora su autoestima, porque las hace sentir lindas e importantes, esto depende de la connotación del halago, porque no es lo mismo un piropo con una expresión positiva y respetuosa hacia su persona, a que la violen con la mirada, le silben, le digan una expresión morbosa y vulgar.

El acoso y abuso sexual en niños y adolescentes es considerado la forma de violencia sexual más común, ya que la mayoría de estos permanecen callados y NO delatan a su agresor, porque temen que los culpabilicen, que NO les crean o porque sencillamente NO saben como hacerlo o NO identifican que están siendo violados.

Es necesario que como sociedad se superen las barreras que pretenden normalizar el acoso sexual, y que se eduque a los niños, niñas y adolescentes en materia sexual para que puedan proteger y conocer sus derechos y su cuerpo.

Comparte este artículo:

También puedes leer:   Acoso sexual por los piropos

Dejar un comentario