Mitos sobre la vasectomía

La vasectomía es un método anticonceptivo para el hombre, sencillo y muy seguro que se realiza con anestesia local.

En condiciones normales, los espermatozoides que son las células reproductoras masculinas, se producen en los testículos y luego viajan por los conductos deferentes hasta las vesículas seminales.

En el momento de la eyaculación, los espermatozoides se expulsan por el pene junto al líquido seminal, producido en las vesículas seminales y por la próstata.

En una vasectomía se tapan y se cortan los conductos deferentes para evitar que los espermatozoides vayan de los testículos hasta el pene. Así, el semen que sale por el pene, durante la eyaculación, no contiene espermatozoides y por lo tanto no puede producirse embarazo.

Los testículos siguen produciendo espermatozoides, pero al no tener salida, son absorbidos por el organismo. La próstata y las vesículas seminales siguen produciendo el mismo líquido, por lo cual, el semen que el hombre expulsa tiene el mismo aspecto, pero sin espermatozoides y sin riesgo de embarazo.

También puedes leer:   Amor de lejos ¿Funciona?

La sexualidad, la erección y el desempeño sexual del hombre no cambia tras hacerse una Vasectomía. Lo único que cambia es que el líquido que se expulsa por el pene durante la relación sexual no contiene espermatozoides y no puede producir embarazos.

También se ha demostrado que una vasectomía no incrementa el riesgo de cáncer de próstata o de enfermedad testicular.

Rexpuestas en Youtube

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

1 comentario en “Mitos sobre la vasectomía”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *