¿Los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de depresión?

Los métodos anticonceptivos impiden o reducen significativamente las posibilidades de que ocurra un embarazo en mujeres fértiles, que son sexualmente activas. Existen algunos que funcionan a través de hormonas especiales que impiden la ovulación, y anulan la posibilidad de que ocurra un embarazo, por lo que son conocidos como métodos hormonales.

Sobre estos, se han realizado diversos estudios con el objetivo de determinar los efectos secundarios que podrían producir. Esto porque se han reportado casos de mujeres que señalan haber experimentado ciertos cambios en su cuerpo, una vez empiezan a tomarlos, como el aumento de peso.

Recientemente fue realizado un estudio en la Universidad de Copenhague en Dinamarca, que revela que existe una relación directa entre los métodos anticonceptivos hormonales y los cuadros depresivos, por lo que la depresión ha comenzado a ser señalada como parte de sus efectos secundarios.

Los autores indican que la hormona progesterona y su versión sintética, llamada progestina, podrían influir en el desarrollo de la depresión.

Los anticonceptivos orales evitan la ovulación y modifican el recubrimiento del útero para evitar el embarazo. Además, también evitan el paso de los espermatozoides porque cambian la mucosa del cuello uterino. A esta clasificación es que pertenecen las pastillas anticonceptivas. Cuando estas son usadas de forma correcta, se garantiza una efectividad de 99%.

También puedes leer:   Consumo de alcohol en las fiestas de adolescentes

Sin embargo, cuando estas no se toman diariamente, es necesario utilizar un condón para reducir el riesgo de embarazo.

No todas las mujeres pueden utilizar los mismos anticonceptivos, porque cada organismo es diferente, por lo que se recomienda que cuando una mujer inicia su vida sexual visite a un ginecólogo que pueda asesorarla en el método que más le convenga.

Lo importante es que las mujeres conozcan las ventajas y desventajas de los distintos métodos que existen para que puedan elegir el anticonceptivo adecuado para su protección y salud.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba