Lo que aprendí en la Jornada de Educación Sexual Escolar 2014

Termina la Jornada de educación sexual escolar, y luego de ver y entrar en las vidas de casi 2,000 adolescentes confirmo lo solos que se sienten, en un tema tan importante como su propia sexualidad.

Confirmo lo desorientados que están, a pesar de toda la información distorsionada y exagerada que7 les llega de manera automática por los medios de comunicación, y que está influyendo en su manera de ver la vida.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]Confirmo que los profesores no les hablan claro de sexo y sexualidad, porque tampoco han sido educados y están reproduciendo los mismos tabúes y miedos con los que los criaron.[/box]

Confirmo que los y las adolescentes se sienten feos, que no se aman, que no se valoran, porque no se parecen a los actores y actrices de las películas porno, o de la novela famosa o de la cantante del momento; porque no tienen los senos, ni la cintura, ni el tamaño del pene del actor.

También puedes leer:   ¿Cuáles retos enfrentan las madres adolescentes solteras dominicanas?

Confirmo que estos adolescentes necesitan mucha más autoestima de la que necesitamos nosotros para enfrentarse a un mundo que les está vendiendo que son exitosos solo si tienen dinero y si son bellos.

Que seguimos educando como si estuviéramos en los 70’s a adolescentes del nuevo milenio, a los que que solo le decimos que NO tengan relaciones sexuales y que se cuiden, pero no le decimos cómo hacerlo.

Que como adultos seguimos olvidando lo que se sentíamos cuando éramos adolescentes, y nos convertimos en los que juzgan, en los que solo pelean, en los que sermonean y no escuchan. En los perfectos.

Esta reflexión me lleva a pensar, que más que amigos y amigas, nuestros adolescentes necesitan una guía en una de las etapas más difíciles de su vida, necesitan que nos pongamos en sus zapatos y que entendamos que, así como a nosotros se nos está siendo cada vez más difícil criar en estos tiempos; a ellos y a ellas se les está haciendo cada vez más difícil atravesar esta etapa sin riesgos; por lo que debemos evaluar qué estamos haciendo para ayudarlos, antes de criticar esta generación.

También puedes leer:   La sexualidad que enseña la pornografía

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *