¿Las toallas sanitarias de tela causan infecciones vaginales?

Como alternativa para el cuidado de la higiene íntima durante la menstruación, algunas mujeres han recurrido al uso de toallas sanitarias de tela. Las mismas están hechas de telas o fibras naturales, con una capa impermeable que es de 60% poliéster y 30% algodón.

Se estima que estas pueden ser utilizadas por alrededor de 5 años, siempre y cuando se conserven adecuadamente, manteniendo su forma y absorbencia.

Frente a este grupo de mujeres que promueven su uso, se encuentran otras que lo rechazan, ya que entienden que estas son menos higiénicas y difíciles de usar. Además, tienen la creencia de que estas toallas, al ser de tela, pueden producir infecciones vaginales.

Tras el uso de las toallas sanitarias de tela, algunas mujeres reportan mejoría en los síntomas premenstruales y una reducción del flujo menstrual, porque aseguran que los materiales usados ayudan a la salud femenina, contrario a los químicos de las toallas desechables. Sin embargo, aún no se han obtenido datos científicos que lo confirmen.

Existen distintos tamaños de las toallas sanitarias de tela, con el propósito de cubrir las necesidades de cada mujer. Las mismas van desde flujo ligero, como pantiprotectores, hasta flujo extremadamente abundante. Su absorción es similar a la de las toallas desechables, por lo que se usa la misma cantidad al día que las que usa la mujer con las desechables.

También puedes leer:   ¿Por qué hay personas que no suben fotos de su pareja a las redes?

El sangrado menstrual socialmente se ha asociado al concepto de asco y suciedad, y esto hace más difícil que las mujeres quieran usar las toallas sanitarias de tela, sobre todo por el hecho de tener que lavarlas y entrar en contacto directo con la sangre.

Para lavarlas, se recomienda evitar el uso de productos que puedan resultar irritantes, para que no irriten la vulva o la vagina. Lo recomendable es usar solo agua y jabón.

El tampón, las toallas sanitarias desechables y las de tela, las copas menstruales son algunas de las opciones disponibles para la menstruación. Cada una tiene sus propias ventajas y desventajas, por lo que cada mujer debe analizar y elegir la que más se acomode a sus necesidades y preferencias.

Lo importante es sentirse cómoda con el método elegido, de manera que el período menstrual sea mucho más fácil de sobrellevar.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario