¿Las adolescentes tienen mayor riesgo de contraer ITS?

Las infecciones de transmisión sexual, antes conocidas como enfermedades venéreas, son infecciones que transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, se estima que cada día más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual, por lo que estas figuran entre las cinco categorías principales por las que los adultos buscan atención médica.

Junto con el Sida, el Virus del Papiloma Humano es la infección más vigilada actualmente. Otras de las más comunes son la clamidia, la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis.

La cadena de transmisión es la forma en que la infección va pasando de una persona a otra, situación que sucede regularmente cuando se tiene más de una pareja sexual de manera simultánea o cuando no se toman las medidas preventivas.

También puedes leer:   ¿Qué son las familias monoparentales y cómo influyen en los niños?

A pesar de que las infecciones de transmisión sexual pueden afectar tanto a hombres como a mujeres en la adultez, los adolescentes y jóvenes son la población más vulnerable a contagiarse, debido a su comportamiento de riesgo.

Algunas infecciones de transmisión sexual son curables, como la gonorrea, la clamidia y la sífilis. Mientras que otras no lo son, como el herpes genital, la hepatitis B y C, el Virus del Papiloma Humano y el VIH.

También puedes leer: ¿Mujeres tienen riesgo de contraer ITS en una relación lésbica?

Obtener un diagnóstico temprano es de suma importancia en estos casos, ya que de esto depende la aplicación de un tratamiento adecuado y oportuno que contrarreste los síntomas y controle la infección.

Una infección de transmisión sexual no tratada podría generar graves secuelas en la vida reproductiva y salud general de las personas.

Los adolescentes son una población vulnerable a las infecciones de transmisión sexual, por lo que es de suma importancia educarlos sexualmente desde temprana edad, para que de esta manera cuenten con las informaciones y mecanismos adecuados que les permitan tomar mejores decisiones y actuar en prevención.

También puedes leer:   ¿Cómo le explico a mi pareja que no me gusta el sexo anal?

Como padres, es fundamental estar alerta al comportamientos de nuestros hijos, así como brindarles la orientación necesaria.

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *