¿La sífilis es una enfermedad mortal?

La sífilis es una de las Infecciones de Transmisión Sexual más frecuentes. Se estima que en nuestro país anualmente se registran más de 10 mil casos de sífilis, gonorrea, linfogranuloma venéreo y chancro blando, siendo las dos primeras las de mayor incidencia.

La sífilis se transmite a través del contacto directo con una llaga de sífilis, durante las relaciones sexuales anales, vaginales y orales. También puede contagiarse de madre al hijo durante el embarazo. Es importante aclarar que esta no se contagia por el contacto con los inodoros, manubrios de las puertas, en las piscinas ni por compartir ropa o cubiertos.

La bacteria de la sífilis puede infectar al bebé durante el embarazo. Dependiendo de cuánto tiempo una mujer embarazada ha estado infectada, puede enfrentar un alto riesgo de tener un bebé que nazca muerto o de dar a luz un bebé que puede morir poco después de haber nacido.

También puedes leer:   ¿Cómo el Dembow influye en el comportamiento?

Un bebé infectado puede que nazca sin los signos y síntomas de la enfermedad. Sin embargo, si estos bebés no reciben tratamiento de inmediato, pueden sufrir de retraso en el desarrollo, convulsiones o morir.

Muchos de los síntomas de la sífilis son los mismos que se manifiestan por otras enfermedades, lo que dificulta un diagnóstico oportuno. Por ello, los médicos recomiendan análisis más especializados que permitan identificar la bacteria.

Durante las dos o tres primeras semanas de infección, existe la posibilidad de que un análisis de sangre resulte negativo, cuando en realidad es positivo, dando lugar a la necesidad de repetir los análisis más adelante.

El cambio frecuente de pareja sexual, las relaciones sexuales desordenadas o el inicio temprano de las relaciones sexuales, incrementan el riesgo de padecer infecciones de transmisión sexual y favorecen su transmisión.

También puedes leer:   ¿Qué es la tricotilomanía y tricofagia?

Lo recomendable es ser fiel y usar el preservativo en cada relación sexual, para eliminar el riesgo de contagio.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *