La Ideología de Género SÍ existe

Actualmente se está produciendo una batalla campal entre sectores de la sociedad que defienden la Política de Género que propone establecer el Ministerio de Educación en el sistema Educativo dominicano, y otros que se oponen porque entienden que lo que se quiere imponer es Ideología de Género. Y lo primero que tenemos que aclarar es que ambos conceptos sí existen, pero son diferentes. El problema aquí es que hay un sector que quiere vender que es lo mismo.

Antes de definir qué es la Ideología de Género y qué es la Política de Género, es necesario aclarar dos conceptos que con frecuencia suelen confundirse: sexo y género.

Sexo se refiere a las diferencias biológicas que nos definen como masculino, femenino o intersexual, según los genitales con los que nacimos.

En cambio, género es el conjunto de ideas, comportamientos y roles que una sociedad considera “apropiados” y que impone socialmente para considerar a una persona femenina o masculina.

Algunos ejemplos de esta construcción social que llamamos género es pensar que las mujeres son pasivas, serviciales, sensibles o bondadosas y los hombres son activos, fuertes, líderes y conquistadores.

Por este concepto es que tradicionalmente se le ha asignado a los hombres roles de políticos, mecánicos, jefes, etcétera., es decir, el rol “productivo”; y a las mujeres, el rol de amas de casa, maestras, enfermeras, etcétera, es decir, el rol “reproductivo”.

Estos roles de género o conductas estereotipadas muchas veces son reforzadas por los medios de comunicación, la publicidad, las iglesias, las escuelas e incluso las propias familias, generando a la larga actitudes violentas por parte de los hombres, quienes en su papel del “sexo fuerte” asumen estos comportamientos como algo normal y socialmente aceptado.

Entonces… ¿Qué significa Política de Género?

La Política de Género son estrategias basadas en ciencias sociales para abordar y eliminar las desigualdades entre mujeres y hombres. Sus acciones se enfocan en eliminar la violencia de género, la violencia doméstica y la violencia sexual, lo que impacta en la disminución de las cifras alarmantes que tenemos como país de embarazo adolescente, matrimonio infantil, explotación sexual y feminicidios.

También puedes leer:   ¿Alguna infección de transmisión sexual puede afectar la visión?

La Política de Género promueve acciones para que niños, niñas y adolescentes rompan con los estereotipos de género que dicen, por ejemplo:

  • Que los niños no lloran.
  • Que los varones no juegan con chicas.
  • Que las chicas tienen que buscarse un hombre que las mantenga.
  • Que el sexo es una “prueba de amor”.
  • Que las chicas no son buenas en ciencia o mecánica.
  • Que los hombres tienen que buscar una mujer que los atienda.
  • Que los hombres son de la calle y las mujeres de la casa.
  • Que el hombre es quien paga la cuenta, y eso le da derecho sobre el cuerpo de la mujer.

La Política de Género obliga al Estado y a la sociedad a proteger a las mujeres de la violencia, independientemente de su edad, clase social, raza, religión y orientación sexual.

Entonces… ¿Qué es la ideología de género?

La Ideología de Género son ideas anticientíficas que buscan tergiversar el concepto de género con manipulaciones hacia los padres y las familias, para que crean que la Política de Género lo que intenta es “transformar” o “influir” en niños, niñas y adolescentes para que se “conviertan” en transgénero, es decir, para que se conviertan en personas que presentan una inconformidad con el sexo con el que nacieron y el género asignado socialmente.

Afirmación, que además de ilógica, es imposible de lograr, porque según investigaciones sobre el funcionamiento del cerebro en personas transexuales y un estudio realizado en la Universidad Médica de Viena y publicado en la reconocida revista Journal of Neuroscience, indica que la transexualidad podría tener una base biológica.

Los resultados indican que existen diferencias significativas entre hombres y mujeres en la microestructura de las conexiones cerebrales, y que dichas conexiones, en personas transexuales, estarían en una posición intermedia entre ambos sexos; diferente a la posición que se encuentra en personas no transexuales.

También puedes leer:   ¿El deseo sexual masculino es más fuerte que el femenino?

Es decir, el cerebro de las personas transexuales se parece más al del género con el que se identifican, que al del sexo con el que nacieron.

La neurociencia tiene claro que la transexualidad y la homosexualidad no se trata de una “elección”, una preferencia o un simple “capricho”, y que la anatomía del cerebro juega un papel importante en la identidad del género y en la orientación sexual.

La ciencia ha establecido que la identificación con el sexo de nacimiento en los niños y niñas se da entre los 18 meses y los 3 o 4 años aproximadamente, lo que indica que los niños toman conciencia de su cuerpo, se identifican con él y aprenden a reconocer las diferencias de los cuerpos de niños y niñas.

Pero que no es hasta de los 6 o 7 años aproximadamente cuando ésta se hace estable, es decir, se produce una identificación sexual permanente.

Todo esto niega lo que la Ideología de Género se empeña en afirmar, que la homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad son “una elección” y que los niños, al recibir una educación en la tolerancia y la comprensión hacia el colectivo LGTBI, podrían “convertirse”.

Pero, como nadie quiere que un tercero se meta con sus hijos, estos grupos fundamentalistas y ultra conservadores aprovechan la falta de educación sexual de las masas y se enfocan en tergiversar líneas de libros de texto y los objetivos de la Política de Género.

Son organizaciones religiosas, homofóbicas y ultraconservadoras que, desde hace algo más de una década hacen campaña contra los homosexuales, las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos.

Esta declaración de la agenda de ideología de género ha marcado la pauta mundial durante las últimas décadas y ya sentimos sus efectos en América Latina.

Costa Rica enfrentó la lucha más grande de grupos conservadores religiosos que surgieron del discurso de odio y rechazo a las minorías del candidato a la presidencia, el pastor evangélico Fabricio Alvarado, contra la propuesta de la educación integral libre basada en derechos humanos que propuso el Ministro de Educación Leonardo Garnier. Propuesta que fue tergiversada por grupos conservadores, lo que levantó la ira y el conflicto social denominado: “Con mis hijos no te metas”.

También puedes leer:   ¿Se puede curar una mujer que sea adicta al vibrador?

En Colombia, los grupos ultraconservadores tergiversaron los cambios en los manuales de convivencia que fueron modificados por la entonces Ministra de Educación Gina Parodi, llegando al punto de tomar ilustraciones de actividades sexuales homosexuales gráficas del artista plástico Tom Bolwen, y las pusieron a rodar en las redes sociales, alegando que estaban incluidas en los manuales de convivencia de los niños y niñas, con la intención de desprestigiar y confundir a la prensa y a la población.

Esto ocasionó, en ese entonces, que hasta el acuerdo de paz que estaba gestionando el presidente Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia las Farc, para que entregaran las armas y así parar la guerra que ha afectado a más de 10 millones de Colombianos, no se logre porque el acuerdo tenía la palabra “género».

En Brasil, los grupos conservadores llegaron tan lejos, que hasta en el ámbito alimentario se prohibió usar la palabra “géneros alimentarios” y solo se podía usar alimentarios o alimenticios.

Jair Bolsonaro fue un candidato presidencial que promovió este mensaje oscurantista y ganó las elecciones de Brasil con su alianza con las iglesias evangélicas y con los sectores conservadores.

Otros países que han sido embaucados por estos grupos ultraconservadores son Ecuador, Uruguay, Panamá, Argentina, Perú.

Entonces… ¿Por qué es necesaria la Política de Género?

Porque si queremos avanzar como país y salvar a la familia, necesitamos educar a la familia para que hombres y mujeres aprendan a vivir sin agredirse y sin competir; entendiendo que somos aliados, no enemigos y que nadie es superior ni inferior por los genitales con los que nació; que somos humanos y nos necesitamos para vivir en paz.

Video recomendado:

Rexpuestas en Youtube ¡SUSCRÍBETE!

Comparte este artículo:

Ir arriba