¿La falta de sueño está relacionada con la demencia?

Dormir bien puede tener efectos positivos en la calidad de vida de una persona. Una buena noche de sueño puede mejorar el estado de ánimo de una persona y hacer que inicie el día siguiente con más energía.

Cuando las horas de sueño no son suficientes, el cuerpo y el cerebro no funcionan correctamente, porque se produce un desgaste que puede afectar la respuesta al estrés y aumentar los factores de riesgo de sufrir algunas enfermedades.

Un estudio realizado en el año 2014, publicado en la edición digital de la revista de la Academia Americana de Neurología, Neurology, revela que las personas que tienen apnea de sueño, o aquellas que pasan menos tiempo en el sueño profundo, pueden tener mayor probabilidad de sufrir cambios cerebrales asociados a la demencia.

Según la investigación, las personas que no cuentan con la mayor cantidad de oxígeno en la sangre durante el sueño, algo que se da en la apnea y otros trastornos del sueño, presentan anomalías en el tejido cerebral, las cuales se asocian con la demencia y otras enfermedades mentales.

Aún es necesario realizar más investigaciones para determinar si el sueño profundo puede evitar los niveles bajos de oxígeno en la sangre, y reducir el riesgo de demencia. Sin embargo, esto no significa que las personas que duermen poco o que tienen problemas para dormir, no tengan que buscar ayuda profesional para solucionar el trastorno.

También puedes leer:   ¿Cuáles son los riesgos de tener relaciones sexuales en cabañas?

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba