¿La falta de dinero puede destruir la relación de pareja?

La crisis económica o la falta de dinero es una situación difícil para cualquier persona, también es una de las principales causas de conflicto en la pareja, que por lo regular si se ve muy afectada y la relación puede llegar a un punto de crisis que provoque el final de la relación.

Sin embargo, muchas personas no consideran la falta de dinero como un grave problema para terminar una relación de pareja, entienden que la pareja puede mantenerse unida a pesar de dicha situación.

Pilar Jiménez, colaboradora del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, se muestra tajante sobre los problemas económicos y dice que en muchos casos la falta de ingresos revela otros conflictos que viene arrastrando la pareja.

Por las preocupaciones y la falta de dinero, la sexualidad queda relegada a un segundo plano. Resulta decepcionante para muchos pensar que los problemas económicos afectan el deseo sexual, algo tan placentero y gratuito, explica Miguel Martínez Fondón, psicoanalista, asesor y consejero matrimonial.

También puedes leer:   ¿Cómo se utiliza la copa menstrual?

Sin embargo, la organización es la clave para evitar que los problemas económicos arruinen una relación. Hay que pararse a reflexionar y planificar cómo administrar el dinero.

Cuando hay buena comunicación en la pareja, la tensión desaparece instantáneamente sin importar qué tan grave sea el problema económico que tienen. La pareja se une más para enfrentar la crisis en vez de dejar que la crisis los separe.

Si realmente hay amor la relación de pareja puede funcionar aunque estén pasando por una crisis económica. De cada situación difícil se puede sacar algo bueno, hay veces en las que aunque haya dinero la pareja no funciona.

Si a ambos les interesa la relación, si tienen el mismo plan de seguir adelante, siempre habrá una alternativa para comenzar de nuevo y buscar el equilibrio económico juntos.

También puedes leer:   ¿Por qué algunos hombres tienen miedo a practicar sexo oral?

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *