¿La caries se puede transmitir a través de los besos?

La caries consiste en la pérdida o destrucción del tejido dental, a causa de los ácidos presentes en la boca que no se eliminan adecuadamente con el cepillado dental. Esta se inicia en la superficie del diente, en la corona o en la raíz, con la destrucción del esmalte, y posteriormente progresa hacia el interior de la pieza dental.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la caries dental ha sido catalogada como la tercera calamidad sanitaria del mundo. Se estima que el 90-95% de la población mundial sufre de esta enfermedad.

Aunque la caries suele aparecer en los niños y en los adultos jóvenes con mayor frecuencia, puede afectar a cualquier persona sin importar sexo ni edad. Esta es una causa común de pérdida de los dientes en las personas más jóvenes, ya que en la mayoría de los casos se desconoce su existencia.

También puedes leer:   ¿Un hombre puede tener una erección sin desearlo?

Es importante destacar que el contagio de la caries de una persona a otra es mucho más fácil de lo que se piensa, ya que los microorganismos y bacterias que la provocan se pueden transmitir a través de la saliva.

En su etapa inicial, la caries no suele causar dolor. Es posible reconocerla porque se manifiesta como una mancha blanquecina sobre la superficie dental, la cual con el tiempo puede causar sensibilidad hacia algunos alimentos, especialmente a los dulces y a las bebidas frías o calientes.

Cuando una persona empieza a experimentar dolor por la presencia de una caries, es porque esta ya ha afectado el nervio del diente o la pulpa. En estos casos, si no se trata con prontitud pueden tener lugar ciertas consecuencias negativas como la fractura de la pieza dental o el aparecimiento de un absceso.

También puedes leer:   ¿Por qué algunos hombres invaden el espacio personal de la mujer?

Es responsabilidad de cada persona preservar y cuidar su salud en general, incluyendo la salud dental. De esta forma, se evita la transmisión de bacterias de una persona a otra y se fomenta una adecuada higiene dental.

Es importante acudir a chequeos rutinarios, con el objetivo de identificar a tiempo cualquier anomalía y así emplear el tratamiento de lugar. Lo ideal es hacerse un chequeo dental cada 6 meses o por lo menos una vez al año.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *