¿Influye en las hijas que su padre colabore con tareas domésticas?

Culturalmente se han asignado distintos roles para el hombre y la mujer. Destacando el hombre como el fuerte y trabajador, encargado sobre todo de buscar el dinero para la familia. Mientras que la mujer se asocia a las tareas del hogar, a la parte afectiva y maternal. Sin embargo, este panorama ha ido cambiando, integrándose la mujer al aspecto laboral, por lo que el hombre ha tenido que participar en las tareas domésticas.

Esta última realidad no solo resulta positiva para la mujer, quien comienza a contar con un compañero que aporta con los quehaceres, sino que también genera efectos positivos en los hijos.

Para llegar a estas conclusiones, se tomó una muestra de más de 300 niños entre 7 y 13 años, acompañados por sus padres, y se les dividió según su edad y género. Luego, se les pidió a los padres que contestaran unas preguntas con el propósito de demostrar si creían en la igualdad de género.

También puedes leer:   ¿Qué es la labioplastia vaginal?

Los resultados arrojaron que cuando los padres colaboran con las tareas del hogar, son más propensos a tener hijas con mejores aspiraciones, ya que no se sienten excluidas del mundo laboral y no etiquetan lo que pueden hacer o no. De acuerdo a la autora del estudio, Alyssa Croft, estas crecen con objetivos más consistentes cuando las tareas de la casa son compartidas por el padre y la madre.

Otro estudio científico relacionado con la colaboración del hombre con las tareas del hogar fue realizado en la Universidad de Alberta en Canadá, y revela que cuando estos ayudan y se logra un equilibrio con los quehaceres de la casa, la pareja tiende a disfrutar del sexo con más frecuencia, y tanto hombres como mujeres están más satisfechos con su vida sexual.

También puedes leer:   ¿Cómo afectan los problemas de la piel a la sexualidad?

Es necesario que el hombre continúe redefiniendo su rol en la sociedad, ya que así como la liberación femenina trajo consigo nuevos retos para la mujer, también da lugar a que el hombre comience a integrarse más en el hogar y en sus responsabilidades como padre y esposo.

Lo recomendable es que la pareja logre un equilibrio donde todos compartan los quehaceres, inculcando en los hijos desde pequeños el valor de la responsabilidad y la colaboración, basados en los principios de que todos tenemos los mismos derechos.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *