¿El primer hijo es más inteligente que sus hermanos?

A través del tiempo se ha mantenido un debate científico sobre las características de los hijos, de acuerdo al orden de su nacimiento. De esta forma, se establece que las cualidades y habilidades que desarrolla el primer hijo, tienden a variar considerablemente en los hijos que nacen después.

Investigaciones realizadas en la Universidad de Leipzig en Alemania, sostienen que el coeficiente intelectual es una de estas características que varían, ya que han encontrado que los primogénitos suelen tener un coeficiente intelectual más alto frente a los demás hijos, por lo que tienden a ser más inteligentes.

De acuerdo a la Dra. Rohrer, científica del estudio, en una familia de dos hijos, el mayor tendrá un coeficiente intelectual más alto en 6 de cada 10 casos. Para llegar a esta conclusión, se analizaron distintas bases de datos claves de Estados Unidos, Alemania y Reino Unido.

También puedes leer:   ¿Cómo mantener la unión familiar?

No es un misterio que los hijos no reciben igual trato o crianza, cuando se trata de padres primerizos que cuando ya tienen más hijos, precisamente por la falta de tiempo y porque ya tienen más experiencia. Es por esto que con frecuencia, los primeros hijos reciben toda la atención, pero según van creciendo, pueden sentir que esta se dirige hacia sus hermanos más pequeños.

Los celos entre los hermanos es un tema común que pueden complicarse si no se maneja adecuadamente, sobre todo cuando los padres muestran un marcado favoritismo entre uno y otro. Y es que son frecuentes los casos en los que hijos e hijas reportan que sienten que sus padres tienen cierta preferencia con alguno de ellos.

Sin importar el orden de nacimiento, cada hijo es diferente, tiene su propia personalidad y modo de enfrentar las cosas. Por esto, cuando se tiene más de un hijo, los padres deben evitar comparar, y esperar que todos se comporten igual.

También puedes leer:   ¿Cuándo es necesario que la familia acuda a terapia familiar?

A cada padre y madre le corresponde aceptar a cada hijo con sus diferencias, tratarlos igual y demostrar el mismo afecto, independientemente de que haya un hijo preferido.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *