¿El asma afecta el desarrollo del embarazo?

El asma es un síndrome respiratorio crónico que afecta a los pulmones y otros órganos, con énfasis en los bronquios.

Los síntomas del asma pueden suceder varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche. Una persona asmática sufrirá de ataques de asma sólo cuando se exponga a factores que puedan desencadenarlo.

El asma afecta de cuatro a ocho de cada cien mujeres embarazadas. Existen algunos casos en los que las mujeres, al embarazarse, no tienen asma pero lo desarrollan durante el embarazo porque cambian bruscamente sus hormonas, y produce el mismo componente del asma.

Los síntomas del asma cambian durante el embarazo y pueden alterar el desarrollo normal del embarazo cuando no se tiene control sobre esta enfermedad.

El asma tiene una tendencia a empeorar a finales del segundo trimestre y comienzos del tercero, y muchas mujeres tienen menos síntomas durante las últimas cuatro semanas de embarazo.

Si el asma no se controla durante el embarazo, puede poner en riesgo la salud de la madre y la del bebé, porque disminuye la cantidad de oxígeno que estos reciben.

Nunca se debe abandonar el tratamiento del asma sin el consentimiento médico, y mucho menos durante el embarazo. La falta de oxígeno puede afectar el crecimiento normal y saludable del bebé y poner en riesgo la vida de la mujer.

También puedes leer:   ¿Cómo afecta el cambio de estatus económico la relación de pareja?

Una mujer embarazada que sea asmática puede mantener el asma bajo control con un buen tratamiento, sin que le afecte ni a ella ni al bebé.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario