¿Cuándo los celos son considerados una enfermedad?

Los celos consisten en una respuesta emocional ante una amenaza de pérdida hacia algo o alguien que se considera propio. Es una preocupación compleja y altamente perturbadora que puede llegar a ser desgastante. Generalmente, aparece ante la sospecha o el temor de que la persona amada prefiere a otra persona.

Casi todas las personas se han sentido celosas en algún momento de sus vidas. Incluso, los expertos en relaciones de pareja advierten que los celos son un sentimiento humano natural, como la tristeza o el miedo. No obstante, en ocasiones pueden tornarse compulsivos llegando a afectar la calidad de vida de la persona y su relación de pareja.

Los celos patológicos van acompañados de sentimientos intensos de inseguridad, ira y depresión, volviéndose tóxicos para la relación. Los celosos enfermizos son altamente dominantes y tienen una autoestima muy baja, por lo que desconfían y vigilan constantemente a su pareja.

Los celos como una enfermedad pueden llegar a matar el amor, porque al ser uno de los dos tan posesivo y desconfiado, ahoga el crecimiento de su pareja, y por ende, ésta reacciona queriéndose alejar. La persona enferma de celos puede llegar a dejar de hacer cosas, a extorsionar o en el peor de los casos, a utilizar a los hijos como escudos humanos para lograr la posesión perdida.

Es importante identificar en una pareja los signos de estos eventos, para poder diferenciar cuándo los celos son normales o cuando van avanzando hacia la enfermedad, para así poder buscar ayuda o cortar en el momento oportuno. El amor que se sustenta en el concepto de posesión, que impide al otro respirar emocionalmente hay que revisarlo.

También puedes leer:   ¿En qué consiste el trastorno histriónico de la personalidad?

Si alguien considera al otro como suyo de manera viciosa, solo termina deformando el amor, por lo que debe sanar primero, antes de buscar pareja.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario