¿Cuáles son los riesgos de un parto en casa?

Tener un parto en casa no es algo nuevo, ya que en el pasado esta era la forma tradicional de dar a luz. Actualmente, se cuentan con servicios médicos de alta calidad y recursos tecnológicos que han contribuido a que los partos sean realizados en las clínicas y hospitales para mayor seguridad.

Sin embargo, hay quienes aún prefieren dar a luz en sus hogares, con la intención de tener mayor comodidad e intimidad, lo cual es permitido en algunos países del mundo, donde se tienen organismos y especialistas preparados para asistir exitosamente el proceso en casa.

En cuanto a las ventajas que tienen tener un parto en casa, estudios científicos señalan que estos hacen sentir a las mujeres más seguras y apoyadas durante el proceso, porque sucede en un ambiente conocido e íntimo.

También puedes leer:   Si una persona sabe que tiene VIH y contagia a otra ¿Es castigada por la ley?

Al no contar con tanta intervención médica como medicamentos y otros procesos, experimentan el proceso de manera más natural y fisiológica. Sin embargo, también existen riesgos con esta práctica. Las estadísticas indican que uno de cada 9 partos planificados en casa, termina en el hospital, por lo que no se trata de un asunto sencillo o de una simple preferencia.

Aunque tener un parto en casa pueda parecer una buena elección, no siempre es posible que suceda sin riesgos. Aunque los profesionales que asisten un parto en casa, se han formado previamente para proporcionar los cuidados médicos requeridos, los centros de salud ofrecen mayores recursos para enfrentar cualquier situación de riesgo que ponga en peligro la vida de la madre y del bebé.

Como los partos en la casa están de moda, muchas parejas han empezado a considerar la opción de tener un parto en casa, sin embargo no basta con quererlo; hay que evaluar si resulta viable, si el país cuenta con especialistas para esto y si las circunstancias lo permiten.

También puedes leer:   Amor de lejos ¿Funciona?

Dar a luz en casa debe ser una elección informada y libre de la mujer, nunca una imposición. Aunque la experiencia pudiera resultar positiva, íntima y especial, lo más recomendable es prevenir antes que lamentar.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *