¿Cuáles son las causas de la inflamación testicular?

La inflamación testicular es un motivo frecuente de consulta urológica, debido a la incomodidad y dolor, que puede provocar a los hombres. Puede suceder en un solo lado o en ambos, manifestándose a través de la inflamación del escroto, que es la bolsa de piel que cubre a los testículos.

En algunos casos no solo afecta al testículo, sino que se extiende al epidídimo, que es el tubo ubicado detrás de los testículos donde se maduran los espermatozoides.

Cuando se trata de una orquitis, suele aparecer dolor e inflamación de la piel caracterizada por manchas rojas. Además, la acumulación de líquido puede provocar hinchazón blanda en el escroto y endurecimiento del testículo, haciéndolo sensible al tacto.

La inflamación testicular puede afectar la vida sexual, ya que mientras no se trate o se cure, el hombre evita tener relaciones sexuales porque le produce dolor.

También puedes leer:   ¿Qué es la polimenorrea y cuáles son sus síntomas?

Es necesario estar pendiente de cualquier cambio en los genitales, porque muchos de estos, como cambios en el color de la piel, pueden indicar de alguna anomalía o enfermedad.

A través de un examen o exploración física es posible obtener un diagnóstico que confirme la inflamación testicular, los testículos agrandados y sensibles o la inflamación de los gánglios en el lado afectado. En algunos casos, se recurre a la ultrasonografía escrotal Doppler, para así descartar otras lesiones mayores como torsión testicular.

Dependiendo el diagnóstico, el especialista indicará el tipo de tratamiento y duración, tomando en cuenta si se trata de un proceso infeccioso, traumático u otro.

Ante cualquier dolor en uno, o en ambos testículos, o del escroto, es importante consultar un urólogo, ya que es necesario obtener un diagnóstico correcto y a tiempo para prevenir complicaciones. Luego del diagnóstico, se debe seguir el tratamiento indicado y guardar el reposo recomendado.

También puedes leer:   ¿Qué es la atracción sexual genética?

No se debe dejar de lado la importancia del chequeo rutinario, de manera que se pueda prevenir cualquier daño a la salud.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *