Controversial documental sobre víctimas sexuales de sacerdotes

El estreno de un documental que cuenta la historia de numerosas víctimas sexuales de sacerdotes, ha despertado cierta controversia en varios lugares del mundo.

Se trata del documental argentino “No abusarás. El mandamiento negado en la Iglesia de Francisco”, que revela la complicidad del Estado del Vaticano para ocultar las denuncias contra los sacerdotes que cometieron abusos sexuales contra niños y adolescentes.

Con una duración de media hora, cuenta los testimonios de argentinos como:

  • Julieta Añazco, que reveló los abusos del sacerdote Ricardo Giménez.
  • Fabián Schunk, quien denunció a Justo José Ilarraz.
  • Daniel Sgardellis, que expuso las violaciones de durante más de tres décadas de los curas del Instituto Próvolo, al que asisten niños con déficits auditivos y de lenguaje.

De acuerdo a uno de los coproductores del documental, Julián Maradeo, el papa Francisco no sólo conocía estos casos, sino que cuando algunas víctimas le hicieron conocer sus denuncias, este no mostró en interés en el tema en ningún momento.

Actualmente, la justicia argentina tramita 15 causas contra curas pederastas.

De acuerdo a los datos que recogió la comisión que investiga el tema, las víctimas de los abusos tenían en promedio 10,5 años en el caso de las niñas y 11,5 años en el caso de los varones. Y tardaron, en promedio, 33 años en ser denunciadas.

También puedes leer:   ¿Cómo afecta la hipocondría la relación de pareja?

El también coproductor del documental y periodista del periódico digital La Izquierda Diario, Daniel Satur, revela que esta es un práctica sistemática de miles de curas en todo el mundo y las sanciones, generalmente, son:

  • Traslados.
  • Retiros de oración.
  • Borrón y cuenta nueva.

Debido al poder e influencia que ejerce la Iglesia y la religión en sentido general, son muchas las personas en contra de este documental y de cualquier tipo de denuncia al respecto.

A través de los años, han sido muchas las denuncias de casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes, curas y entes de la iglesia. Todo esto pone en duda el comportamiento general de esta entidad, así como su legislación interna que mantiene en secreto muchos de los casos.

Siempre que exista violencia sexual, es necesario alzar la voz y denunciar. Callar no es una solución ni debe ser parte del plan.

[button link=»http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=»small» color=»red»]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba