¿Cómo se utiliza la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona que se introduce en el interior de la vagina durante la menstruación, para recoger el flujo menstrual. Su flexibilidad le permite adaptarse a las paredes vaginales, sin dañarlas ni maltratarlas. Se puede utilizar diariamente, incluso hasta en las noches.

La copa menstrual no absorbe la sangre, como lo hacen los tampones, sino que se queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido. No se trata de invento actual, ya que existe desde el siglo pasado, solo que actualmente su uso se ha extendido, porque se considera un un método que proteger el medio ambiente y la salud íntima de la mujer, durante la menstruación.

También puedes leer:   ¿Es discriminatorio uniformar a las empleadas domésticas en la calle?

Una vez la copa menstrual se llena de sangre, y al ser extraída y estar en un baño público para botar su contenido, puede resultar incómodo y complicado.

Las copas menstruales requieren ser vaciadas con menos frecuencia que el tiempo en que se cambian los tampones o las toallas sanitarias. Su capacidad es de 30 milímetros, por lo que pueden permanecer hasta doce horas sin necesidad de sacarlas.

Para evitar cualquier riesgo, es recomendable esterilizar la copa menstrual con agua hirviendo, antes y después de su uso, y luego guardarla en una bolsita de algodón hasta el próximo ciclo.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *