¿Cómo influyen los valores sexuales en la sexualidad de las generaciones?

Cada generación tiene sus propios comportamientos, pensamientos y actitudes que la caracterizan. De alguna forma, se definen por un conjunto de patrones que es el resultado de lo que aprenden de sus padres o generación anterior y de las nuevas experiencias acorde a su época.

En la sexualidad no es diferente, es posible identificar el tipo de sexualidad de cada generación, atendiendo a sus valores sexuales, la forma de vivirla y de expresarla.

El concepto de la sexualidad, de las relaciones humanas, la manera de entender el sexo y los distintos estereotipos a los que las generaciones ajustan sus comportamientos, son solo algunos de los factores a través de los cuales es posible definir el patrón que los define.

A pesar de que hablar de temas como el sexo sigue siendo un tabú, no menos cierto es que en épocas pasadas la situación era mucho más grave. Lo que evidencia que esta generación vive una sexualidad mucho más libre y abierta.

Uno de los principales problemas que se presentan es la brecha entre las diferentes generaciones, la cual de alguna forma dificulta que logren conectarse entre sí, haciendo entonces más complicado que los padres puedan acercarse a sus hijos para hablarles sobre sexualidad.

También puedes leer:   Mitos y represiones culturales sobre la masturbación

Lo que se vivió antes no es lo que se vive hoy, por tanto ni los padres comprenden del todo la situación actual, ni los adolescentes logran entender lo que vivieron sus padres. Es justo allí donde comienza un choque o crisis entre las generaciones.

Cada época trae sus propios retos, las personas viven acorde a las condiciones de cada etapa. Sin embargo, si esas mismas personas no logran superar las barreras de su generación y las llevan consigo toda la vida, no podrán disfrutar plenamente ni serán capaces de guiar a la generación actual que tanto les necesita.

Información completa en este video:

Rexpuestas en Youtube

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *