¿Cómo evitar el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante o Muerte de Cuna?

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, conocida también como muerte de cuna o muerte blanca, es la muerte repentina e inesperada de un bebé, sin causas explicables o aparentes. Sucede, generalmente, mientras el bebé duerme, sin que este muestre señales de sufrimiento.

Esta es la causa principal de muerte de bebés con edades entre un mes y un año de edad en Estados Unidos. Tiene más probabilidades de ocurrir entre los 2 y 4 meses de edad y afecta más a los niños que a las niñas. Se estima que cerca de 1,500 bebés son víctimas de este fenómeno cada año.

Al realizarse la autopsia de las muertes súbitas de los bebés, no se encuentra alguna causa específica. Además, estas ocurren sin previo aviso ni síntoma de alerta. Aunque puede ocurrir en cualquier momento y a cualquier hora, mientras el bebé duerme, suele pasar con mayor frecuencia entre las 10 de la noche y las 10 de la mañana.

Se han podido establecer ciertos factores de riesgo que, al parecer, aumentan las probabilidades de que ocurra, y estos tienen que ver con la salud del bebé y con las condiciones en que duerme.

De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, la forma más segura de dormir para los bebés es en su cuna, boca arriba y cerca de la cama de sus padres. No es recomendable que duerman en la cama con los padres, ya que corren mayor riesgo de sufrir asfixia o estrangulación, porque los padres pueden darse vuelta y quedar encima de ellos, o los mismos bebés pueden enredarse en las sábanas.

También puedes leer:   Aumento de casos de sífilis en República Dominicana

Se ha demostrado también que la lactancia disminuye algunas infecciones de las vías respiratorias que pueden influir en la presentación de muerte súbita. Por lo que es fundamental la lactancia materna para prevenir estos casos.

La muerte inesperada de un hijo resulta fatal para los padres y sus conocidos, por lo que ante estas experiencias, es recomendable buscar ayuda profesional para superar lentamente esta tragedia. El apoyo de la familia es vital para salir adelante.

Lo ideal es conocer los factores de riesgo, así como las medidas recomendadas por los expertos para disminuir las posibilidades de que ocurra.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario