¿Cómo el complejo de inferioridad afecta la sexualidad?

Una persona con complejo de inferioridad se siente insegura frente a los demás, tiende a aumentar las virtudes y a minimizar los defectos de otros; se siente menos que los demás y no se siente bien consigo misma y no ve sus logros. Su baja autoestima se convierte en un obstáculo para relacionarse adecuadamente con otras personas, lo termina impactando negativamente en su vida.

Es importante saber diferenciar un episodio de tristeza del complejo de inferioridad, ya que la primera puede ser pasajera, mientras que el complejo de inferioridad se trata de una condición muy marcada y que solo es posible superarlo con tratamiento terapéutico.

Si una persona no se siente bien consigo misma, lo demostrará con su pareja y en la sexualidad, ya que no dará lo mejor de sí y tendrá temor de experimentar y tomar iniciativas en el acto sexual. Además, al menospreciarse, sentirá que nada de lo que hace está bien o que no satisface a su pareja.

La timidez va de la mano con el complejo de inferioridad, porque este temor e inseguridad que sienten estas personas, les produce vergüenza ante diversas situaciones, sobre todo cuando se trata de relacionarse con los demás.

Popularmente se tiene la costumbre de asociar la personalidad con el desempeño sexual de la persona, ya que se entiende que como una persona se comporta socialmente, también se comporta en la cama.

También puedes leer:   ¿Qué pasa si los padres divorciados no se ponen de acuerdo en la crianza?

Es necesario buscar ayuda profesional si se notan signos claros de complejo de inferioridad, ya que no es normal ni es sano sentirse menos que otras personas.

Amarse a sí mismo y sentirse merecedores de afecto y placer, y estar dispuesto a brindarlos, es vital para disfrutar de la vida y el sexo.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario