¿Cómo afecta el perfeccionismo a la relación de pareja?

El perfeccionismo define a las personas que se obsesionan con la idea de alcanzar la perfección y que no aceptan fallar. Las personas perfeccionistas se caracterizan por enfocarse de manera compulsiva en metas imposibles o muy rígidas, sin dar lugar al error.

Generalmente, detrás de una personalidad perfeccionista se esconden sentimientos de inseguridad, sufrimiento y una falta de autoestima, porque ese deseo constante de lograr la perfección, no les permite sentirse realizadas, por lo que nunca están conformes con el resultado de sus acciones.

Cuando una persona es perfeccionista lo demuestra en todos las áreas de su vida, lo que puede afectar sus relaciones personales y laborales cuando no se maneja adecuadamente. Estas suelen ser personas difíciles de soportar y tolerar, ya que muchas veces exigen a los demás que sean como ellos, lo que impide el desarrollo de relaciones sanas.

En una relación con una persona perfeccionista, es frecuente que la pareja termine sintiéndose frustrada, menospreciada y con un miedo eterno a equivocarse, porque nunca logra alcanzar los estándares propuestos por esta.

Es cierto que muchas personas perfeccionistas logran alcanzar el éxito y superarse cada día, pero en muchos casos les genera mucha ansiedad y hasta depresión por todo lo que se exigen a sí mismos.

Vivimos en un mundo imperfecto lleno de seres con defectos y virtudes, por lo que querer alcanzar la perfección no es sano. Cuando nuestra actitud no nos permite establecer relaciones sanas porque sentimos que solo a nuestro modo se puede hacer las cosas, algo no anda bien.

También puedes leer:   ¿Por qué las mujeres son un blanco fácil para el acoso cibernético?

Querer que las cosas salgan bien no es un problema, pero querer de manera obsesiva que queden perfectas es una acción tóxica y peligrosa.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario