¿Cómo afecta a personas con VIH ser discriminadas por su familia?

La discriminación y el rechazo son parte de las experiencias diarias que viven las personas con VIH. Sin embargo, cuando este comportamiento proviene de su propia familia y amigos, es mucho más difícil de manejar, ya que se supone que estos conforman la red de apoyo para enfrentar efectivamente esta enfermedad.

Se estima que nueve de cada diez personas con VIH se sienten discriminadas o estigmatizadas. Así lo revela un estudio nacional realizado en Argentina con personas que tienen VIH, donde el 94,1% de los entrevistados aseguró ser discriminado en algún momento del último año. Siendo lo más preocupante de esto que el 58% afirmó que las murmuraciones y rechazos de amigos, vecinos y familiares, era la discriminación más frecuente.

Generalmente, este rechazo nace por el miedo al contagio, ya que muchas personas entienden que con solo con el simple contacto es posible infectarse, lo cual es errado. Además, junto a esto también se presentan numerosos estereotipos que originan un sentimiento de aversión hacia las personas con VIH.

También puedes leer:   ¿Cómo identificamos que un niño o adolescente está deprimido?

No obstante, muchos de estos casos se mantienen en silencio, porque de alguna forma estas personas se sienten merecedoras de la discriminación de sus personas cercanas, lo que denota una aceptación de los estigmas.

A pesar de que existen leyes que protegen este tipo de actitudes y comportamientos denigrantes, pocos son los que se avalan de ello para hacer valer sus derechos como ser humano.

En tal sentido, tras el diagnóstico positivo de VIH, las personas reportan que cuando los demás se enteran:

  • Toman distancia.
  • Evitan compartir y estar en el mismo lugar que ellas.
  • Difunden la información para que otros también se alejen.
  • Las empujan al aislamiento.

Ejemplo de esto es un caso registrado en el 2016 en Buenos Aires, de un hombre con VIH, de quien se oculta la identidad por privacidad, quien colocó una denuncia por experimentar discriminación de su familia cuando se enteraron del diagnóstico.

Para una persona con VIH es de suma importancia contar con su familia, sus amigos y seres queridos para enfrentar la enfermedad y seguir el tratamiento.

Se ha demostrado que cuanto más apoyo y motivación de los demás siente una persona, mayores son las probabilidades de que maneje efectivamente su diagnóstico y se apegue a las medidas indicadas por el médico.

También puedes leer:   ¿Es posible detectar abuso sexual infantil a través de dibujos?

Rexpuestas en Youtube

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *