¿Cómo afecta a la mujer que su esposo vea pornografía?

Muchos hombres disfrutan ver pornografía y lo hacen desde la adolescencia, por lo que al tener pareja es posible que, aunque la práctica disminuya, continúe su interés hacia estos contenidos.

No obstante, para muchas mujeres, el enterarse de que su pareja ve pornografía puede ser sinónimo de insulto u ofensa, ya que entienden que si él necesita ver estas escenas o imágenes es porque:

  • Ella no le atrae lo suficiente.
  • No se siente satisfechos sexualmente.
  • Le atraen otras mujeres.
  • Tiene fantasías sexuales diferentes a su relación con ella.

En tal sentido, son comunes los casos de parejas que tienen conflictos por esta situación, sobre todo porque para el hombre es difícil explicar y hablar acerca de su interés hacia la pornografía, mientras que para la mujer suele ser complicado comprender los motivos.

También puedes leer:   ¿Cómo manejar a los niños inquietos y con bajo nivel de aprendizaje?

A raíz de esto, la mayoría de los hombres escoge ver a escondidas la pornografía, lo que puede detonar en una problemática mayor, cuando es descubierto por su pareja.

Expertos en el tema, aseguran que la pornografía de por sí no es mala, que el problema nace cuando:

  • Se genera una adicción.
  • Afecta la relación de pareja.
  • Influye negativamente en la calidad de vida.

Por tanto, cuando la pornografía es usada adecuadamente como un recurso para mejorar la relación sexual de la pareja, puede provocar efectos positivos en la actividad sexual y la relación en general.

Que un hombre vea pornografía, no necesariamente significa que no se sienta atraído por su pareja o que esta no lo satisfaga sexualmente, se trata de una forma más de autoestimulación.

Sin embargo, cuando esta se convierte en el único modo de excitación, llegando a afectar la relación de pareja y las actividades diarias, entonces es momento de detenerse y buscar ayuda.

También puedes leer:   ¿Los métodos anticonceptivos pueden influir al escoger una pareja?

Rexpuestas en Youtube

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *