Antojos en las embarazadas ¿Mito o realidad?

El embarazo es una etapa donde las mujeres deben cuidarse más, dejar de hacer algunas actividades y tener ciertas precauciones para no afectar el desarrollo de su bebé y lograr que este nazca saludable. Por estas razones son muchos los consejos que reciben las mujeres durante el embarazo de qué se debe hacer y qué no.

En esa etapa las mujeres sufren cambios físicos y hormonales. Dentro de los cambios hormonales de las embarazadas están los famosos antojos, que son caprichos, generalmente relacionados con la comida, que afectan a tres de cada cuatro mujeres embarazadas. Se caracterizan por un deseo especial hacia algo específico, que no se satisface con un sustituto. Además, la necesidad de satisfacción es urgente y, cuando se consigue, cualquiera de estos caprichos producen un placer especial.

También puedes leer:   ¿Por qué el modelo de salud dominicano no funciona?

Los antojos abarcan toda clase de comida y de mezclas de comida. Incluso, algunas embarazadas se encaprichan con un sabor que, antes de estar embarazadas, no les atraía o les resultaba desagradable. Otra característica peculiar es que los antojos pueden presentarse a cualquier hora del día o de la noche, y en cualquier momento del embarazo.

En el plano psicológico, se cree que los antojos de la embarazada respondan, por un lado, como una manera de reclamar afecto y llamar la atención de la pareja y, por otro, como una manera de satisfacer la sensación de ansiedad que provoca el embarazo.

Se ha demostrado científicamente que los antojos en las embarazadas son reales, ya sea por necesidades nutricionales, cambios hormonales u otras razones. Lo que no es real son las consecuencias que dicen las personas que pueden traer no satisfacerlos, como las manchas en el cuerpo del bebé.

También puedes leer:   ¿Es posible detectar abuso sexual infantil a través de dibujos?

Satisfacer los antojos de una mujer embarazada la puede hacer más feliz. Lo recomendable es complacer aquellos que son saludables y buscar alternativas para los que no lo son. No obstante, se debe buscar la manera de que la mujer consuma los alimentos que puedan garantizar un buen estado nutricional tanto de ella como del bebé.

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *