¿Nos estamos quedando sordos?

El creciente ruido en nuestras ciudades nos está afectando física y emocionalmente y, desafortunadamente, por donde quiera que se nos vea, los dominicanos somos escandalosos por naturaleza. Tras la luz…