Libres y despeinadas

Hace años decidí ir a la barbería que visitaba mi esposo y cortarme todo el cabello procesado; tenía el pelo casi por la cintura, y confieso que lo pensé mucho. Tenía toda la presión que puede ejercer una sociedad como …

Libres y despeinadas Ver más »