Opinión

Entrevista a Chuck Szymanski

Charles Szymanski
Charles Szymanski, representante Population Services International (PSI) en República Dominicana.

¿Qué es PSI República Dominicana?

PSI es una organización internacional de salud pública con oficinas en más de 65 países. Abrimos operaciones en República Dominicana en el año 2003 principalmente para prevenir ITS y VIH en poblaciones de alto riesgo. Trabajamos de forma estrecha con 11 organizaciones locales con alcance directo a tres poblaciones vulnerables: Bateyes, Trabajadoras de Sexo y jóvenes de entre 10 y 24 años. Trabajamos también estrechamente con organismos del gobierno como COPRESIDA y DIGECITSS, y con organismos internacionales como ONUSIDA y UNICEF. El apoyo financiero para el programa viene principalmente del gobierno alemán y de USAID.

PSI/RD hace especial énfasis en el fortalecimiento de la capacidad institucional local para mejorar programas de comunicación y mercadeo social de condones que previenen ITS y VIH. Otras áreas de intervención son prevención de diarrea en niños menores de cinco años y nutrición materno-infantil para poblaciones vulnerables.

¿Cuál es la situación del VIH en nuestro país y qué están haciendo ustedes para evitar los comportamientos de riesgo?

República Dominicana ocupa el segundo lugar en el Caribe en términos de prevalencia de VIH con más o menos el 1% a nivel general, un 3.2% en residentes de bateyes y en jóvenes de 15-24 años, 0.4% en mujeres y un 0.2% en hombres según la ENDESA 2007 (Encuesta Demográfica y de Salud de República Dominicana). Se considera que los recursos financieros dedicados por el estado y los donantes a prevención del VIH en grupos de alto riesgo son pocos, relativo a la necesidad y utilidad.

Una de las poblaciones más vulnerables son los adolescentes y jóvenes, quienes constituyen uno de los grupos meta hacia los cuales están dirigidas nuestras intervenciones basadas en la prevención de las ITS incluyendo el VIH. PSI en conjunto con varias organizaciones dominicanas implementa programas que promueven comportamientos saludables como el uso correcto y consistente del condón, la disminución de parejas sexuales, la fidelidad, el retraso de la primera relación sexual; así como estrategias para mejorar la comunicación entre padres, madres y sus hijos en temas de sexualidad. A través del mercadeo social de condones se han prevenido desde el 2003 a la fecha un promedio de 6,000 casos de VIH por año en grupos vulnerables.

¿Qué acciones han desarrollado como institución para mejorar la calidad de vida de las personas con VIH?

El enfoque principal de PSI es la prevención antes de todo. Sin embargo, a través de sus programas promueve ayuda financiera para las organizaciones aliadas que trabajan directamente con las personas con VIH. En este contexto se crean espacios de concienciación, consejería y pruebas voluntarias con el objetivo de propiciar el acercamiento de las personas con VIH a una identificación y tratamiento adecuado. PSI/RD a través de sus estrategias de comunicación para el cambio de comportamiento dirigidas a población adolescente y joven, residentes de bateyes y trabajadoras de sexo promueve la educación de pares y el seguimiento a aquellas personas detectadas como VIH positivo.

¿Ha aumentado el uso del condón en la sociedad dominicana?

Según la ENDESA 2007 hubo un aumento significativo del uso del condón durante la última relación sexual comparada con los datos de la ENDESA 2002, de 25% a 40% en mujeres, y de un 51% a 69% en los hombres.

Según datos de la misma encuesta en 2007 en los jóvenes de 15-24 años, un 47% de las mujeres y un 71% de los hombres utilizaron condón en la última relación sexual. Como PSI provee aproximadamente 65% de los condones distribuidos en el país desde 2004 e implementa una gran parte de las programas de comunicación para la prevención, nos sentimos orgullosos de esta tendencia positiva.

En general según estudios e investigaciones realizadas por PSI, SESPAS y otras instituciones, en los últimos años ha habido un aumento considerable en las personas que reportan el uso del condón con sus parejas regulares. Sin embargo el tema de la confianza que se adquiere en la pareja después de dos o tres relaciones sexuales iniciales da pie al no uso en las siguientes relaciones, lo que propicia un comportamiento de alto riesgo de contraer ITS/VIH. Es por esto que PSI/RD sigue trabajando en promover el uso correcto y consistente del condón con toda pareja sexual, enfatizando el hecho de que el condón es el que protege y no la confianza en la pareja, y empoderar a la mujer hacia la negociación con el hombre sobre uso del condón.

¿Cómo ve usted el acceso a la información sexual científica y creíble de los adolescentes dominicanos?

Resaltamos la importancia de que haya buena comunicación entre padres, madres e hijos, ellos son los primeros responsables de la educación y orientación en su proceso de desarrollo. El país tiene brechas muy importantes que cubrir en este aspecto, los y las adolescentes deben recibir educación sexual científica y oportuna, libre de tabúes y mitos en las escuelas, liceos y colegios. La inclusión de padres, madres y profesores en el proceso de formación sobre la sexualidad crea una red sólida y segura de soporte y orientación a los adolescentes. Recientemente UNICEF, la Secretaría de Educación y algunas otras instituciones, entre ellas PSI, hemos iniciado el proceso de reformular y planificar la puesta en marcha del Plan Educativo Afectivo Sexual (PEAS) en los colegios del país. Al final de estas mesas de trabajo se desea tener un PEAS actualizado y ejecutable en el contexto escolar con el objetivo de mejorar la educación sexual de los y las adolescentes.

¿Qué acciones considera que deberíamos ejecutar como país para educar sexualmente a nuestros jóvenes?

Según ONUSIDA, el 29% de los jóvenes dominicanos se inicia en el sexo antes de los 15 años, y los embarazos e ITS son muy comunes. Hay una necesidad de:

  • Propiciar el acceso seguro y confiable de las y los adolescentes a los servicios de consejería y educación en salud sexual y reproductiva.
  • Incluir el abordaje de temas e información sobre sexualidad, comportamientos sexuales de riesgo y formas de prevención de ITS/VIH en los colegios, liceos y centros educativos como método extracurricular en talleres y conferencias.
  • Abordar los temas de sexualidad de manera oportuna, a una edad temprana entre 10-14 años, y promover la postergación de la primera relación sexual.
  • Propiciar la ejecución efectiva del PEAS y que estas acciones sean monitoreadas y evaluadas de manera periódica y eficaz para mantener el enfoque del programa y mejorarlo.

Entrevista a Gilka Meléndez

 

Gilka Meléndez
Gilka Meléndez, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en República Dominicana.

¿Qué es el UNFPA?

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), es una agencia de cooperación internacional para el desarrollo que promueve el derecho de cada mujer, hombre y niño a disfrutar de una vida sana, con igualdad de oportunidades para todos. El UNFPA apoya a los países en la utilización de datos socio-demográficos para la formulación de políticas y programas de reducción de la pobreza, y para asegurar que todo embarazo sea deseado, todos los partos sean seguros, todos los jóvenes estén libres de VIH/Sida y todas las niñas y mujeres sean tratadas con dignidad y respeto.

¿Cuál es la situación actual de la salud sexual y reproductiva en los países latinoamericanos?

Este es uno de los temas de mayor incidencia en la agenda de los países en vías de desarrollo. Los compromisos asumidos por los gobiernos con las Metas del Milenio, el Plan de Acción de El Cairo y otras cumbres internacionales, merecen una respuesta a las cifras de muertes maternas registradas en todo el mundo, que superan el medio millón por año.

Continúan siendo amplias las brechas relacionadas con un abordaje integral que favorezca la autonomía de la mujer versus su salud reproductiva, partiendo de un enfoque de derechos, género, y respuesta en situaciones de vulnerabilidad y desarrollo humano. La evidencia sugiere que la carencia de información y de acceso a servicios de calidad de salud reproductiva, al igual que la existencia de barreras sociales y culturales, limitan el ejercicio pleno de la vida sexual reproductiva de las mujeres, principalmente en países de fecundidad alta y de grupos menos favorecidos.

Entre 1970 y 2005, la región pasó de tener un promedio de cinco hijos por mujer a 2,8, alcanzó niveles por debajo de la media mundial que corresponde a tres hijos por mujer. Sin embargo, no ha sido igual entre los países ni al interior de ellos, Haití mantiene una tasa global de cinco hijos por mujer.

¿Por qué cree usted que estemos viviendo una precocidad sexual en casi todas las sociedades del mundo?

Guarda mucha relación con las informaciones que está recibiendo la población adolescente desde los medios de comunicación. Además, reciben una limitada educación sobre sexualidad humana, lo que les impide crear un nivel de naturaleza crítica al momento de tomar decisiones sobre el inicio de las relaciones sexuales, la negociación del método de barrera (condón) para disminuir el riesgo de un embarazo no deseado o de contraer una infección de transmisión sexual, incluyendo el VIH y sida. Todo lo anterior limita la posibilidad de desarrollar un proyecto de vida exitoso, permeado de principios y valores.

¿Cómo ve usted la difusión de la educación sexual en nuestro país?

La educación sexual en la República Dominicana continúa tras bastidores, enfocada en acciones e iniciativas muy puntuales. Es necesario que el Estado la asuma como parte del currículo del sistema educativo nacional. Mientras tanto, estamos apoyando a organizaciones de la sociedad civil en programas educativos e informativos del sector informal de la educación.

¿Cree usted que los dominicanos conocemos nuestros derechos sexuales y reproductivos y cuáles instituciones los protegen?

Existe un desconocimiento sobre derechos humanos en general y reproductivos en particular. Las instituciones que informan sobre esos derechos son generalmente de la sociedad civil sin fines de lucro.

Lentes negros¿Qué están haciendo ustedes como institución para prevenir el embarazo en la adolescencia?

Para el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) el embarazo en la adolescencia representa un tema de vital importancia para el alcance de una sociedad más equitativa, que facilite el empoderamiento de la mujer y la reducción de la pobreza.

En tal sentido, apoyamos a la Secretaría de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS), a través del Programa Nacional de Atención a la Salud Integral de los Adolescentes (PRONAISA) en:

  • Apoyo a proyectos de prevención de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual en adolescentes.
  • Fortalecimiento de la participación comunitaria y de la red de multiplicadores pares para propiciar en los jóvenes la creación de proyectos de vida.

Con organizaciones no gubernamentales apoyamos en:

  • La ejecución de proyectos de prevención de conductas de alto riesgo en jóvenes fuera y dentro del sistema escolar.
  • Asistencia técnica en el diseño de un sistema de monitoreo de la aplicación de las políticas públicas de juventud.
  • Fortalecimiento de la capacidad institucional de las organizaciones juveniles y las oficinas municipales de juventud.

¿Hasta qué punto cree que los grupos conservadores están influyendo en que no se difunda el tema?

La información es un derecho ciudadano. Cuando trabajamos en el desarrollo de los pueblos debemos partir de las evidencias que limitan ese desarrollo.

Un embarazo adolescente afecta a cinco de los objetivos de desarrollo del milenio que los países se comprometieron a asumir. Las principales causas de muerte de la joven dominicana son debidas al sida y a abortos inducidos por un embarazo no deseado. Entre el 30% y 35% de los partos de los hospitales públicos corresponden a adolescentes de entre 13 y 18 años.

En la República Dominicana existe una tasa de mortalidad materna de alrededor de entre 150 y 159 por cada 100 mil nacidos vivos, el 19% corresponde a la población adolescente. Ninguna mujer debería morir por causas relacionadas al embarazo, parto o el puerperio (tiempo que sigue inmediatamente al parto), en los países en desarrollo la mortalidad materna es casi inexistente.

¿Cómo ve usted el acceso a la planificación familiar de las adolescentes en nuestro país?

La SESPAS, a través del PRONAISA, ofrece servicios de atención integral para adolescentes. Es importante puntualizar que las jóvenes llegan a estos establecimientos con algún problema médico o embarazadas. El orograma intenta prevenir un segundo embarazo no deseado, e infecciones de transmisión sexual, incluido el virus de inmunodeficiencia (VIH).

Con respecto a la oferta de métodos anticonceptivos, el sector público aporta el 51.2% y el privado 43.9%, lo que se ha traducido en el incremento de uso de métodos modernos de 69 % a 73% en cinco años. Sin embargo, se mantiene una demanda insatisfecha de 11% en la población general.

Preocupa la resistencia por parte de los jóvenes al uso de métodos de barrera (condón), es fundamental que las estrategias de información, educación y comunicación, sean elaboradas con un enfoque de sensibilidad cultural, de manera que propicien una conciencia sobre el riesgo y generen cambios en la conducta de adolescentes y jóvenes.

Entrevista a Magaly Caram

Magaly Caram
Magaly Caram, Directora Ejecutiva de Profamilia.

¿Cómo ve usted la difusión de educación sexual en nuestro país?

Con muchas debilidades de contenido, metodológicas, de juicios de valor. Desvinculada completamente de la realidad social, del ser, y tratando de orientarse más hacia el deber ser que responde a esquemas y valores propios de una subcultura que no representa la sociedad dominicana como un todo, de un sector que históricamente ha sido hegemónico, pero que también actúa con doble moral.

La educación para la sexualidad está ausente de las personas jóvenes en edad escolar, tanto de la escolarizada como de la no escolarizada, de jóvenes que viven en condiciones vulnerables, de jóvenes en conflicto con la ley, de jóvenes que no tienen acceso a Internet, a lectura científica actualizada.

El Estado no acaba de asumir que la educación para la sexualidad es tan importante como la educación formativa, académica, no me refiero a un gobierno en particular, sino a todos los estamentos del Estado. La educación para la sexualidad ha sido satanizada por sectores que tienen interés en mantener la represión y el control de las vidas y los cuerpos de las personas, especialmente de las mujeres, de las jóvenes.

¿A qué nivel considera usted que es importante comenzar a educar sexualmente?

Desde hace años se acuñó una frase; un niño es concebido, su educación sexual se inicia. Desde que el niño nace lo estamos educando sexualmente, de una u otra manera, le estamos transmitiendo valores sexuales. La diferencia está en si son los adecuados, si son científicos, desprovistos de juicios de valor. La forma en que socialicemos a los menores va a pautar su conducta sexual en el futuro.

¿Represión? ¿Discriminación? ¿Segregación? ¿Conductas de dominación? conductas típicamente masculinas con características específicas como el poder, el control, la dominación y otras típicamente femeninas como la sumisión, la obediencia, la delicadeza, la ausencia de asertividad, son algunas de las formas de emitir mensajes que van conformando la conducta sexual de las personas.

Los modelos que transmitimos a los menores son también muy importantes. Si el ambiente en el hogar es de agresividad, violencia, abandono, son los valores que las personas jóvenes van a asimilar y a internalizar.

La experiencia nos está demostrando que estamos llegando tarde. Los jóvenes y las jóvenes están iniciando cada vez más temprano las relaciones sexuales, están teniendo su primera relación y sus primeros hijos a una edad cada vez menor. Estamos en presencia de niñas teniendo niñas. Niñas que deberían estar formando su futuro en la escuela, en la sociedad, en el campo laboral, profesional, en su formación humana integral, en su aspecto emocional, en su madurez y desarrollo, se están teniendo que orientar a criar otros niños o niñas.

La realidad social nos está golpeando duramente y nos está señalando que estamos llegando tarde. Que las jóvenes están teniendo relaciones sexuales y estamos llegando cuando ya la joven tiene hijos, cuando ya ha sido expulsada de la escuela, por decisión de la Secretaría de Educación, o por decisión de la persona responsable de dirigir el plantel.

[box type=»alert» border=»full» icon=»noe»]

¿Cuáles acciones ha tomado Profamilia para ayudar a los adolescentes con el tema del acceso a la planificación familiar sin discriminación?

Profamilia promueve en primer lugar una educación integral, que las personas aprendan a amar y a respetar su cuerpo, a reconocer la sexualidad como algo hermoso y positivo que la vida nos ha dado, y que aprendan a usarla de manera consciente y responsable de las consecuencias.

Promovemos posponer el inicio de las primeras relaciones sexuales, aunque parece que con poco éxito. Promovemos el uso del condón para prevenir un embarazo y una infección de transmisión sexual si han de tener la relación. Promovemos el aumento en la edad del primer hijo, de manera que permita que las personas jóvenes puedan completar su ciclo vital de formación humana, académica, laboral y si todavía no tenemos éxito, promovemos el espaciamiento del segundo embarazo.

Tratamos de no discriminar, de no culpabilizar a las jóvenes que llegan a nuestros centros en busca de servicios. Bastante angustia tiene para encima de eso culpabilizarla y discriminarla. Tenemos servicios especializados para personas jóvenes, que incluyen apoyo emocional, consejería, ginecología, y trabajo comunitario basado en la metodología de educación de pares, jóvenes educando a jóvenes. Esta metodología ha sido muy eficiente, evaluada por profesionales académicos, con muy buenos resultados.[/box]

Lapicero gris¿Cree usted que la población dominicana en general conoce los derechos sexuales y reproductivos y cuáles instituciones los protegen?

No los conocen, los de Profamilia sí, pero es un grupo pequeño con respecto a la proporción de jóvenes que tiene el país. Se estima que cerca del 35% de la población tiene menos de 24 años. Por más esfuerzo que hagamos Profamilia no puede sola. Es necesario que exista una política de Estado, que éste asuma su responsabilidad, sin mojigaterías, sin chantajes, sin miedo a los truenos y sí con preocupación por los millones de jóvenes que se beneficiarían de su accionar.

Algunas instituciones gubernamentales están haciendo esfuerzos, pero con pocos recursos. Algunos espacios del Estado también, pero con limitaciones en el contenido. No, no es suficiente. Tenemos que hacer más y es obvio que en este tema nunca se va a terminar.

¿Cómo compara la sexualidad adolescente de nuestro país con los de otros países de América Latina?

Depende con cuál. Con algunos países de Centroamérica y el Caribe la situación es más o menos similar. En países donde se ha logrado una separación entre los roles del Estado y los roles y predominio de algunas religiones que actúan más como partidos políticos que como religiosos, se ha avanzado mucho. Este punto es muy importante.

Los países desarrollados tienen educación sexual desde el preescolar en el sistema educativo, y los resultados son evidentes, especialmente para la salud de las mujeres. Menor morbilidad, menor mortalidad causada por embarazo, por parto y por aborto.

Sin embargo no podemos negar que estamos en presencia de un fenómeno social, con carácter mundial, de una precocidad sexual generalizada en casi todas las sociedades y en todas las clases sociales. La diferencia está en el manejo que se le da dependiendo de las condiciones socioeconómicas.

¿Qué acciones debemos aplicar para mejorar el comportamiento sexual de nuestros jóvenes y evitar el embarazo adolescente?

  • Iniciar la educación sexual en el sistema escolar desde los 10 años.
  • No expulsar a las jóvenes embarazadas de las escuelas, porque es una actitud discriminatoria.
  • Educar a las jóvenes con asertividad, de manera que mejore su autoestima y puedan tener control total sobre su conducta.
  • Incorporar a papá (cuando esté) y a mamá para que comprendan y permitan la educación sexual en sus hijos.
  • Un intenso programa formativo para profesores, directores de escuelas y también para los medios de comunicación.
  • Crear conciencia que esto es una situación entre dos, que no solo compete a la joven sino también al varón. En la cultura dominicana el joven se desentiende cuando conoce la condición de embarazo en la joven. Ahí se inicia el doloroso peregrinar de la joven; la expulsan de la casa, el joven no asume responsabilidad, abandona la escuela… y para de contar.
  • Luchar por posponer las primeras relaciones sexuales, si esto no da resultado, que las personas jóvenes tengan acceso a métodos anticonceptivos de acuerdo a sus condiciones, sin ser discriminados, sin culpabilizarlos.
  • Tratar de que las jóvenes pospongan el primer embarazo, si no es posible, el segundo.
  • Desarrollar políticas sociales de prevención y apoyo a madres jóvenes, especialmente a madres solteras.
Ir arriba