Las mamas

Melones verdes - Las mamasLas mamas se encuentran por encima del músculo pectoral mayor y están recubiertas por piel; poseen como estructura externa el pezón y la areola. El 90% del contenido interno de las mamas está compuesto por grasa, que proporciona la abultada y redondeada forma característica; además encontramos los ligamentos que la soportan, los conductos galactóforos y la glándula mamaria.

Podemos encontrar las mamas tanto en hombres como en mujeres, sin embargo, en el caso de ellos, en condiciones normales, las mamas se hacen atróficas y no aumentan su tamaño, excepto en los casos de obesidad.

¿Cuál es la función de las mamas?

  • Producir y secretar la leche materna. Durante el segundo trimestre del embarazo, las glándulas mamarias se van haciendo cada vez más maduras gracias a ciertas hormonas como: estrógeno, progesterona, prolactina y lactógeno placentario. Una vez se ha producido el parto, aumenta la secreción de oxitocina, hormona que se encarga de producir la leche materna.
  • La función sexual. Las mamas poseen un sinnúmero de terminaciones nerviosas, sobre todo a nivel de areola y pezón, que la convierten en una de las principales zonas erógenas del cuerpo humano.

¿Cuándo comienzan a crecer las mamas?

Unos años antes de la pubertad, comienza a formarse el botón mamario, que no es más que un ligero aumento en el grosor del pezón y la areola. Durante la pubertad temprana, uno o dos años antes de presentarse la menarquia (primera menstruación), las mamas comienzan a crecer.

También puedes leer:   Cáncer de pene

[box type=»alert» border=»full» icon=»none»]

¿Cómo podemos identificar los cambios benignos y malignos?

Los especialistas en la salud recomiendan que toda paciente conozca su tejido mamario, para poder determinar cuándo existe un cambio que no es normal y así notificárselo a su médico quién, mediante la exploración física y los estudios correspondientes, definirá si existe o no algún tipo de problema.

[/box]

Cada menstruación trae consigo cambios en las mamas. Muchas mujeres experimentan inflamación, sensibilidad y dolor; asimismo, se pueden presentar uno o más bultos o masas, que no son más que producto del líquido adicional que se acumula en el tejido mamario. Estos abultamientos normalmente desaparecen al final de la menstruación, y es por esto que siempre se recomienda realizar la autoevaluación de las mamas pocos días luego de finalizar el período menstrual.

Gráficas de las mamas - Las mamas  [box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Existen otros cambios que son considerados benignos que ocurren durante el ciclo menstrual, durante el uso de hormonas, o sencillamente como adaptación; ellos son:

  • Los quistes.
  • Los tumores benignos y/o la enfermedad fibroquística de las mamas (endurecimiento del tejido mamario conjuntamente con la presencia de quistes pequeños).
  • Los procesos infecciosos e inflamatorios.
  • La presencia de secreción a través del pezón puede ser un simple hallazgo que no tiene repercusión mayor en la salud.

Pero también pueden aparecer cambios que podrían sugerir la presencia de algún tipo de cáncer como:

  • La presencia de un abultamiento que no desaparece al irse el sangrado menstrual.
  • Cambios en la textura de la piel de la mama como, hoyuelos, enrojecimiento, endurecimiento, aumento del grosor del tejido.
  • Aumento del tamaño o alguna secreción grisácea pegajosa por el pezón.
También puedes leer:   La vasectomía

Para hacer una detección temprana de un cáncer de mama debemos hacer varias cosas:

  • Autoexamen mensual.
  • Revisión de un especialista por lo menos una vez cada dos (2) años.
  • Realizar un perfil mamario (mamografías y sonomamografías) a partir de los 35-40 años de edad, en personas sin antecedentes importantes, o por debajo de los 35 años en aquella paciente que lo amerite.

[/box]

La realización de estas tres observaciones brinda una mayor probabilidad de detectar un cáncer lo más temprano posible; el encontrarlo en estas etapas tempranas hace que el tratamiento sea mucho más fácil y efectivo y hasta se podría garantizar una completa curación.

¿La lactancia materna influye en el cáncer de mama?

. Varios estudios realizados aseguran que el cáncer de mama es mucho menos frecuente en pacientes que han lactado.

Son muchos los beneficios que podemos mencionar sobre la lactancia materna; las investigaciones indican que los bebés amamantados por la madre tienen menor riesgo de presentar alergias, infecciones de oído, anemia por déficit de hierro, enfermedades estomacales o intestinales así como de la piel. Los recién nacidos que se alimentan de leche materna son menos propensos a desarrollar, durante la adultez, enfermedades como diabetes, hipertensión, obesidad o sobrepeso y hasta caries dentales.

Aquellas madres que se disponen a lactar disfrutan de una pérdida más fácil de peso, menos sangrado posparto, fortalecen el vínculo madre-hijo, y enfrentan un menor impacto económico al no tener que comprar leche maternizada.

También puedes leer:   Lo que debes saber sobre los ovarios

Video recomendado

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba