Presentes en las redes sociales y ausentes en la realidad

redes-socialesVideos para YouTube, fotografías para Instagram o Facebook y frases de 140 caracteres para Twitter, son las acciones que controlan nuestro diario vivir. Cada actividad que realizamos, desde un agitado día de trabajo, un mal rato en el tránsito o una cena romántica, queda documentada en alguna de estas redes sociales, de una manera u otra.

La calidad de los momentos que compartimos con nuestros seres queridos se mide por la cantidad de caras sonrientes que aparecen en nuestros perfiles y nuestra calidad de vida se evalúa por la belleza de los paisajes que hemos compartido en nuestras redes. Compartir nuestras vivencias a través de fotografías no es algo exclusivo del mundo actual, sin embargo, la inmediatez que nos regala la tecnología, ha transformado esta acción hasta llevarla a un comportamiento obsesivo.

En nuestra búsqueda de generar contenidos interesantes para nuestras redes, nos estamos olvidando de guardar los contenidos de calidad que realmente valen; tomarnos un momento para apreciar el lugar en el que estamos, respirar el aire del aquí y ahora, y sentir que estamos viviendo una experiencia, en lugar de ser sólo espectadores de la misma, detrás del lente de la cámara de nuestro teléfono inteligente.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]Querer inmortalizar nuestros mejores momentos en las plataformas que tenemos disponibles en la actualidad no está mal; pero si el disfrute de nuestra vida, depende de los likes que tengan nuestras fotos en Instagram, debemos preguntarnos para quiénes estamos viviendo, si para nosotros mismos, o para los demás.[/box]

También puedes leer:   ¿Aceptas casarte conmigo?

Como publicista y empleada de un medio de comunicación, me considero una amante y fiel defensora de la tecnología y de las ventajas de las redes sociales, pero entiendo que antes de hacer una fotografía de lo que estamos viviendo, deberíamos regalarnos algunos segundos que nos permitan vivir el momento en carne propia, para que cuando miremos nuestras fotografías en el futuro, no sólo recordemos con la vista, sino con todos nuestros sentidos.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario