Las redes sociales y su impacto en la relación de pareja

La redes sociales en la Internet son formas de interacción social, definidas como un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones en varios contextos.

Un sistema abierto y en construcción permanente que involucra a conjuntos que se identifican en las mismas necesidades y problemáticas, y que se organizan para potenciar sus recursos. Han ganado su lugar de una manera acelerada convirtiéndose en promisorios negocios para empresas y, sobre todo, en lugares para encuentros humanos.

Alrededor del 2001 y el 2002 surgen los primeros sitios que fomentan redes de amigos. Un año más tarde (2003) se hacen populares con la aparición de sitios tales como Friendster, Tribe y Myspace. Actualmente se han transformado en un interesante negocio.

Un buen ejemplo de esto es Facebook, una red social enfocada a estudiantes, muy similar a Myspace, con millones de usuarios registrados y donde ha habido una importante inversión publicitaria.

En las redes sociales de internet tenemos la posibilidad de interactuar con otras personas aunque no las conozcamos, el sistema es abierto y se va construyendo con lo que cada conectado a la red aporta, cada nuevo miembro que ingresa transforma al grupo en otro nuevo.

Intervenir en una red social empieza por hallar otros con quienes compartir nuestros intereses, preocupaciones o necesidades y aunque no sucediera más que eso, eso mismo ya es mucho, porque rompe el aislamiento en el que se encuentran la gran mayoría de las personas.

Las redes sociales dan a la persona que es anónima, popularidad; al que sufre de discriminación, integración; al que es diferente, igualdad, entre otras cosas.

A diferencia de las quejas de la invasión a la privacidad que muchos usuarios han manifestado, la realidad es que existe un sentimiento común de compartir la información de nuestras vidas para obtener a cambio una relación o mantener la que tenemos con cientos de conocidos, y en algunos casos, con miles de desconocidos.

Nuestra generación enfrenta problemas que nuestros padres no enfrentaron; mientras la sociedad evoluciona, los papeles de familia, la apertura de pensamiento e incluso la tecnología, son elementos que inciden en el conflicto entre las parejas.

¿Cómo pueden afectar a una relación de pareja?

Cuanto más tiempo pasamos navegando, por ejemplo, en la red social Facebook, nos volvemos más propensos a sentir celos en nuestras relaciones sentimentales; según un estudio elaborado por una universidad de Canadá, en el que participaron 308 estudiantes entre 17 a 24 años a los que se les preguntó sobre sus hábitos en Facebook y la manera en que esta red social influía en sus relaciones de pareja.

También puedes leer: ¿Es recomendable mantener a una ex-pareja en las redes sociales?

El estudio, publicado en la revista CyberPsychology and Behaviour Journal, señala que el problema se encuentra en que las redes sociales han cambiado la percepción de lo que es público y privado, y ahora los individuos tienen acceso a más información sobre las ex parejas sentimentales y amigos de sus actuales compañeros de la que en el pasado podían conocer por otros medios. De hecho, el 75% de los participantes en el estudio reconocieron tener a sus ex parejas entre sus amigos de Facebook y el 79% aseguró que sus parejas actuales tenían a parejas previas en su lista de amigos de la red social.

El estudio señala que los celos se pueden volver cada vez más compulsivos, en la medida en la que la vigilancia del perfil de la pareja en Facebook aumenta.

Pese a que la mayoría de los participantes en el estudio reconoce que la publicación de información en Facebook, con un contenido inadecuado incrementa los celos, la mayoría de ellos siguen haciendo pública información personal fuera de contexto.

Eso, según los responsables del estudio, guarda relación con investigaciones previas que señalan que muchos usuarios de redes sociales no son del todo conscientes de que la revelación de cierta información en internet puede ser causa de preocupación para sus compañeros sentimentales.

Actitudes que influyen en la vida de pareja

Existen múltiples actitudes que son consecuencia del uso de redes sociales, por ejemplo, existe en España una tasa de un 43% de hombres que prefieren navegar en internet que estar con su pareja.

Según el uso de las redes sociales y la intensidad, podemos encontrar las siguientes actitudes:

  • Vida paralela (alter ego). El anonimato o la no presencia que brinda la internet contribuyen al individuo a arriesgarse más y despojarse de muchos de los escrúpulos o pudores. Ahí nace el alter ego, que no tiene origen en el uso de las redes sociales sino que es consecuencia en la pareja misma: la monotonía, la pérdida del amor, la ausencia de intereses comunes, etcétera.
  • Fantasmas en la relación. En Estados Unidos, los expertos en divorcios afirman que la creciente popularidad de las plataformas de interacción privadas son un vehículo de tentación cada vez mayor para las personas a engañar a su pareja; esto es debido a que esposas y maridos aburridos tratan de reavivar su llama o recrear su primer amor contactando a otras personas en internet, generalmente amigos de la adolescencia o juventud, y comienzan a vivir épocas o aventuras pasadas.
  • Exposición. Los problemas por exposición dependen de la personalidad de cada miembro de la pareja y de cómo manejan su relación. Por ejemplo, existen casos que no permiten que su pareja mantenga una cuenta en Twitter, Facebook, Hi5 u otras redes similares; también existe el opuesto, personas excesivamente exhibicionistas y cargan fotos e información que puede hacer daño.

Recomendaciones

Generalmente existen posiciones diferentes con relación a la información publicada en las redes sociales. Por esta razón es importante que la pareja hable antes de que uno de los miembros publique algo en esta red social.

Debe existir un consenso, sobre lo que se debe o no publicar, siempre se tendrá que llegar a un trato, que convenga a las dos partes.

Bajo la norma militar: “Divide y vencerás”, podemos establecer que ninguna pareja dividida podrá mantenerse a flote. En ese sentido, la recomendación es poder iniciar una unificación de los criterios, por ejemplo: si el marido utiliza su Smartphone intensivamente y la esposa no tiene uno, lo ideal es que ambos tengan el mismo dispositivo, y compartan en las mismas redes sociales.

También puedes leer: ¿Redes sociales o sexo?

El compartir los mismos intereses, tanto los digitales y los no digitales, es una estrategia que definitivamente tiene buenos resultados.

Video recomendado:

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

¡Gracias por compartir!

5 comments

  1. Mi novia casi no le da importancia a su Facebook, desde que estoy con ella es cierto que ya no entro tanto ni subo casi nada, lo que sí me molesta es que ella no ha subido ni una foto conmigo a su Face y yo si.

  2. Coincido con el artículo, entre más tiempo pasas en la red menos de tu relación es en la vida real. Para evitar problemas debemos aprender a distinguir entre lo que está bien que sea publicado en las redes sociales y lo que podría desgastar la relación

  3. cuando no ha de establecer los limites claros…. y ni los equilibrios en que antes respetar los espacios de cada quien el resultado al final es la intromisión directa en lo espacio del otro.

  4. Excelente artículo.
    En una época como la nuestra ciertamente no resulta tan fácil “no existir socialmente”.
    Las redes sociales son un gran invento que nos facilitan mucho la vida y nos comunica con personas de las que quizá pensamos que nunca íbamos a volver a saber, pero hay que tener cuidado de cómo se usan, especialmente en algo tan delicado como una relación de pareja.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *