Mami… ¿Qué es un aborto?

Lo primero es tomar la pregunta con calma y evitar poner cara alarmada. El hecho de que su hija o hijo se acerque a preguntar es signo de la confianza que le tiene, y de que entiende que papi o mami lo saben todo y pueden ayudarla a entender mejor el mundo que la rodea.

El segundo paso es investigar dónde escuchó el término y cuál fue el contexto. Recordemos que nuestro idioma castellano es muy rico en palabras y definiciones; una misma palabra puede tener diferentes significados, de acuerdo al contexto en que se utilice.

Por ejemplo, si la niña o el niño estuvo viendo una película con sus padres y escuchó el término de “aborto la misión”, pues la explicación será tan general como decirle que la acción, misión o acto tuvo que ser parado, interrumpido o detenido antes de que se terminara o finalizara.

Lo mismo se le puede decir en el contexto del embarazo, en el cual se le explica que por alguna razón el bebé que estaba dentro de su mami tuvo que salir y aun no estaba listo para hacerlo, por lo tanto, este bebé no puede vivir sin estar en el vientre de su madre.

En estas situaciones dependerá mucho el tono de voz y la claridad con que se le hable, la niña o el niño debe percibir normalidad y seguridad en el adulto al momento de responder.

De ser necesario, se debe continuar explicando las dudas que le surjan a partir de la respuesta del padre o la madre, siempre tomando en cuenta el utilizar un vocabulario adecuado para la edad y evitando ir más profundo de lo que la niña esté requiriendo.

Es normal que, al escuchar esta pregunta, cualquier padre o madre se sienta desconcertado en buscar la respuesta correcta. Sobre todo porque, como adultos, siempre tendemos a anteponer nuestros prejuicios y conocimientos, en vez de indagar realmente en lo que la niña pueda estar buscando.

Por tanto, en este tipo de cuestionamiento, los cuales suelen ser controversiales en la vida adulta, lo mejor es poner a un lado las creencias y pasar a ser objetivos, definir el acto en sí, no lo que como persona se piensa del mismo. Esto podrá ayudar a los niños a continuar confiando en sus padres y mantendrá el canal de comunicación abierto, el cual es de suma importancia jamás dejar cerrarlo.

¡Gracias por compartir!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *