¿La cafeína empeora los sudores de la menopausia?

cafeEl consumo habitual de cafeína, especialmente cuando se consumen más de 300 mg/día, aumenta la intensidad y frecuencia de los sofocos, bochornos y sudores nocturnos que regularmente aparecen durante la menopausia.

La menopausia es una etapa fisiológica natural que ocurre en la vida de las mujeres entre los 42 y los 55 años de edad, aunque en casos especiales puede ocurrir antes de los 40 años, donde se trata de una menopausia precoz. Se define menopausia como el final de actividad hormonal de los ovarios de manera progresiva, lo que conlleva una serie de cambios hormonales en la mujer, principalmente el déficit de estrógenos (hormona sexual femenina). A consecuencia de esto, la mujer pierde su capacidad reproductiva.  La manifestación más visible de estos cambios son el final de la menstruación y los cambios de humor.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

A consecuencia de la disminución de estrógenos se producen una serie de síntomas y signos tales como:

  • Alteraciones neurovegetativas, llamadas comúnmente sofocos y bochornos. Se presentan al principio de la menopausia o en la menopausia inmediata.
  • Se pueden dar cambios como irritabilidad o nerviosismo, así como cambios en la conducta alimentaria como la tendencia a “picar” entre comidas.
  • Puede darse un incremento de peso con acumulación de grasa, sobre todo a nivel abdominal. Esta distribución de la grasa corporal tiene una mayor relación con la enfermedad cardiovascular.
  • Se da una pérdida de masa ósea, con lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.[/box]

Estos cambios obligan a buscar algún tipo de ayuda para acompañar este proceso y disminuir los síntomas de la menopausia.

En relación a la cafeína y la menopausia, los estudios e investigaciones arrojan resultados un poco contradictorios, ya que reportan tanto efectos positivos como negativos en relación al consumo regular de café. Un estudio realizado por la Clínica Mayo de Estados Unidos plantea que el consumo de cafeína empeora los sofocos y los sudores nocturnos que acompañan a la menopausia.

Sin embargo, el mismo estudio mostró que la cafeína puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, la capacidad de concentración y la memoria durante la perimenopausia (etapa previa a la menopausia).

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]Los síntomas como los sofocos, los bochornos y los sudores nocturnos son los más comunes en la menopausia, y se presentan en 79% de las mujeres durante el período de la perimenopausia y en el 65% de las que ya atravesaron la menopausia. Otros elementos desencadenantes de estos síntomas son las comidas picantes, las bebidas calientes, el alcohol y el tabaco.[/box]

Según comenta la Dra. Stephanie Faubion, directora de la Clínica de Salud Femenina de Mayo Clinic en Rochester, aunque los resultados del estudio son preliminares, vale la pena restringir el consumo de cafeína en las mujeres posmenopáusicas que sufren de sofocos y sudores.

La cafeína es un alcaloide que posee propiedades estimulantes, es de sabor amargo y se encuentra en una gran variedad de alimentos y bebidas, como el café, el té, los refrescos, las bebidas energéticas, el chocolate y los productos diseñados para promover la energía o la pérdida de peso. La cafeína actúa como un estimulante del sistema nervioso central, por lo que puede causar ansiedad, de acuerdo con MayoClinic.com. Cuando el consumo de cafeína sobrepasa los 500 a 700 mg de cafeína diariamente (más de tres tazas de café), la persona podría experimentar síntomas como temblores, nerviosismo, sensación de pánico, latidos cardíacos irregulares y otros síntomas que se asemejan a un ataque de ansiedad. La cafeína también puede interrumpir los patrones de sueño, lo que empeora el insomnio y de noche puede aumentar los sudores que muchas mujeres experimentan durante la menopausia. Esta información también está avalada por el centro médico de la Universidad de Maryland.

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]Se recomienda evitar o limitar el consumo de cafeína durante la menopausia, especialmente si ha estado experimentando ansiedad, oleadas de calor o sudores nocturnos. Debido a que la cafeína puede permanecer en el organismo hasta por seis horas, se debe limitar el consumo a las mañanas o tardes tempranas. Si decide eliminar la cafeína completamente, puede que observe mayor nerviosismo, nerviosismo, dolores de cabeza o aumento de insomnio al principio. Para evitar los efectos secundarios de la abstinencia de cafeína, se recomienda reducir su consumo gradualmente. Beber una taza menos de café, té o gaseosa cada día hasta que se haya eliminado la cafeína por completo, informa la Clínica Mayo. Si sigue presentando nerviosismo, depresión o irritabilidad tras reducir la cafeína, hable con su médico. Podría darse el caso de que la ansiedad fuese una condición clínica en lugar de un efecto secundario del uso de la cafeína o de la menopausia.[/box]

La cantidad recomendada como máxima para el consumo de cafeína es de hasta 300 mg de cafeína al día, lo que corresponde a 3 tazas de café soluble o dos de café puro o seis tazas de té. Los efectos positivos del consumo de café, como son mejorar el estado de ánimo, la capacidad de concentración y la memoria; se pueden obtener con dosis moderadas a bajas de cafeína, que corresponden a tres tacitas o menos de café al día.

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

También puedes leer:   ¿Se puede morir de un infarto por un orgasmo intenso?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *