¿La hepatitis se puede adquirir por consumir alimentos contaminados?

Lata con gusanos - hepatitis. La hepatitis A se propaga normalmente por el contacto oral-fecal, o a través de alimentos y agua infectados con heces, y podría también propagarse a través de la sangre (lo cual es poco común). El virus se encuentra en los excrementos de personas infectadas con ella. La transmisión ocurre si esa persona NO se lava las manos, toca algo y se lo lleva a la boca, es decir, adquiere a través de ella.

Formas de transmisión de la hepatitis A:

  • Contacto sexual con una persona infectada.
  • Consumir alimentos hechos por alguien que tocó heces infectadas.
  • Beber agua que está contaminada con heces infectadas (un problema en los países en vías de desarrollo donde la eliminación de las aguas residuales es deficiente).
  • Tocar las heces de una persona infectada.
  • Podrían producirse brotes en guarderías grandes, especialmente cuando hay niños que usan pañales.

Normalmente, el contacto casual en la escuela o en el lugar de trabajo no provoca la diseminación del virus.

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Qué es la hepatitis A?

Es una inflamación del hígado altamente contagiosa, algunas veces grave, causada por el virus de la hepatitis A. Antes se le llamaba hepatitis infecciosa, pero ahora se le conoce popularmente con este nombre.

[/box]

La enfermedad no produce una infección crónica, pero la recuperación completa puede ser lenta. En los adultos puede durar un mes con un tiempo de recuperación de hasta seis meses. El 15% de los pacientes pueden tener una recaída y estar incapacitados por un período de seis (6) a nueve (9) meses. Algunos requieren hospitalización.

También puedes leer:   ¿Existen los afrodisíacos?

[box type=”info” border=”full” icon=”none”]

A la hepatitis A, también se le suele denominar “la enfermedad del viajero” porque es la infección que se produce con más frecuencia en estas situaciones.

[/box]

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

Cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas, a menudo, se parecen a los de la gripe y pueden ser:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Sensación de debilidad general.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas.
  • Malestar abdominal.
  • Orina oscura.
  • Diarrea.
  • Ictericia (color amarillo de la piel y de los ojos).

[/box]

En algunos adultos, y especialmente en los niños menores de 6 años de edad, a menudo, no hay ningún síntoma. Éstos pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Se recomienda consultar con un médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis A?

Además del examen y la historia clínica completa, se necesita un examen de sangre denominado IgM anti-VHA para diagnosticar el virus.

¿Cuáles son los grupos que corren más riesgo de contagio?

Los niños, adolescentes y adultos que corren un riesgo más alto se incluyen en:

  • Las personas que viven en o se vayan a mudar a cualquier comunidad donde haya habido uno o más brotes registrados del virus en los cinco últimos años.
  • El personal militar.
  • Las personas que practican actividades sexuales de alto riesgo (relaciones ano-genitales, hombres que tengan contactos con hombres).
  • Las personas que usen drogas ilegales por vía intravenosa.
  • Los hemofílicos (personas que padecen de una enfermedad hereditaria caracterizada por la dificultad en la coagulación de la sangre y padecida exclusivamente por los hombres) y otras personas receptoras de productos sanguíneos terapéuticos.
  • Los empleados de guarderías.
  • Los trabajadores de instituciones de cuidado.
  • El personal de laboratorio que manipule el virus vivo.
  • Las personas que viajan a áreas donde la hepatitis A es prevalente, que incluyen entre otras las siguientes: África, Asia (excepto Japón), los países mediterráneos, Europa del este, el Oriente Medio, Centro y Sudamérica, México y parte del Caribe.
  • Las personas que tengan una enfermedad crónica del hígado.
También puedes leer:   Los mariscos y el sexo

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Cómo podemos prevenirla?

Además de evitar los comportamientos arriesgados, existen dos métodos para la prevención de la hepatitis A:

  • La inmunoglobulina. Es un preparado de anticuerpos que se administra antes de la exposición al virus de la hepatitis A y justo después de la exposición. Se puede aplicar en todas las edades.
  • La vacuna contra la hepatitis A. Ayuda a proporcionar protección a largo plazo contra el virus para personas de 12 meses de edad o más. Se estima que la resistencia puede durar por hasta 20 años.
  • Lavarse siempre las manos con agua y jabón después de usar el baño, cambiar los pañales y antes de preparar la comida y comer.

[/box]

Medidas de prevención durante los viajes:

  • Evite beber agua del grifo.
  • Beba sólo agua hervida o embotellada.
  • No coma las frutas sin pelar, ensaladas, vegetales no cocinados o mariscos crudos (por ejemplo: almejas, ostras y mejillones).
  • No coma alimentos ni tome bebidas (excepto bebidas embotelladas comercialmente) compradas a vendedores ambulantes.
También puedes leer:   Cáncer de pene

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

Recomendaciones:

  • A la hora de comprar productos precocidos es mejor descartar los artículos que lleven carne o marisco a medio cocinar o los derivados del huevo.
  • Antes de consumir algún alimento fíjese en la fecha de caducidad, en los ingredientes que lo componen y el país de procedencia para saber si ha habido alguna noticia de una posible infección de estos productos.
  • Si va a congelar algún alimento debe tener una temperatura de -18 °C en un tiempo de cuatro horas, para no perder los nutrientes. Para su descongelación es recomendable que se haga a través de un horno microondas.

[/box]

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Durante la elaboración del alimento es recomendable seguir una serie de pasos:

  • Lavarse las manos antes de manipular los alimentos.
  • Cocinar adecuadamente los alimentos. Los poco cocinados pueden seguir teniendo virus.
  • No consumir huevo crudo.
  • Si la fruta se come con la piel se tiene que lavar bien.
  • Las hortalizas para ensalada se lavarán con agua y sumergirlas en ella con unas gotas de desinfectante.
  • Es aconsejable no comer comida recalentada, pero si se hace, hacerlo a temperaturas elevadas.
  • Después de cocinar se debe servir inmediatamente o meterlo en la nevera.
  • Lavar los utensilios utilizados en dicha manipulación.
  • No volver a congelar los alimentos que ya han sido descongelados.

[/box]

Artículos recomendados:

Otras fuentes:

  • Libro: Nutrición y metabolismo, ALPERS STEN.

Video recomendado:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *