¿La alimentación puede influir en la fertilidad del hombre?

Pinza agarrando una planta, de hecho la fertilidad masculina se ha visto afectada por ciertos factores entre los que se incluye la alimentación. Actualmente se produce un descenso anual de 1,5 millones de espermatozoides por mililitro.

Con respecto a la alimentación podemos señalar algunas hormonas que acompañan la carne de consumo humano y un factor muy importante que se refiere a la calidad de los alimentos, básicamente relacionada con los efectos que tiene el uso de pesticidas sobre estos. También influye la automedicación de antibióticos, tranquilizantes y sedantes o su presencia en la carne de algunos animales de consumo.

Entonces… ¿cuáles alimentos debemos consumir?

Lo anterior ha llevado a los especialistas a destacar la forma en que el consumo de alimentos orgánicos por parte de los hombres mejora sus índices de fertilidad, pues además de no contener ninguna de las sustancias anteriormente mencionadas, llegan a permanecer hasta 4 generaciones, además de que contienen una proporción mayor de vitaminas y minerales como por ejemplo el zinc, que tienen un efecto favorable en la producción de espermatozoides.

Diversos estudios sugieren que el déficit de ciertos nutrientes como el ácido fólico, el zinc y los antioxidantes afecta, aunque de distinta manera, a la capacidad reproductiva masculina. Ante tal evidencia, a cualquier varón que esté preocupado pensando que puede ser estéril, le resultará útil conocer ciertas medidas nutricionales ya que algunos nutrientes son esenciales para la formación de los espermatozoides sanos.

También puedes leer:   Papanicolaou: “El mejor amigo de la mujer”

Ácido fólico: Su deficiencia afecta al número y la movilidad de los espermatozoides. Estudios sugieren que el déficit de ácido fólico produce alteraciones en el ADN del espermatozoide y puede ser causa de defectos congénitos en el futuro bebé. El ácido fólico es muy abundante en verduras de hoja verde, legumbres, cereales integrales y aquellos que estén enriquecidos con dicha vitamina.

Zinc: Es un mineral esencial para la función del sistema reproductor masculino, al estar implicado en el crecimiento y desarrollo de los órganos sexuales. La cantidad y la movilidad del esperma están directamente relacionadas con los niveles de zinc en el organismo. Las cifras de testosterona (hormona sexual masculina) también dependen de la concentración de zinc. Los mariscos, el hígado, las carnes, los pescados, los huevos y lácteos son los alimentos más concentrados con este elemento, que también se encuentra en cantidades modestas en legumbres y frutos secos.

[box type=”alert” border=”full” icon=”none”]

¿Cómo podemos revertir el daño?

Una dieta equilibrada con alto contenido de antioxidantes ayuda a revertir algunos de los daños oxidativos provocados por las toxinas ambientales o por los radicales libres generados por el proceso de respiración natural, sobre la función de los testículos y sobre la calidad del semen.

También puedes leer:   La cafeína... ¿Dispara el apetito sexual?

Los vegetales como frutas y hortalizas son los alimentos más concentrados en antioxidantes. Por ello, incluir a diario tres raciones de fruta y dos de verduras, contribuye a aumentar la fertilidad.

[/box]

Vitamina C: Por su carácter antioxidante favorece la desintoxicación de algunos metales pesados como el plomo y el cadmio, lo que influye positivamente en la calidad y cantidad del semen y en la función de los órganos sexuales.

Selenio: Asociado directamente a la función reproductiva masculina, participa en la secreción de testosterona y mejora la movilidad y cantidad de esperma. En forma de suplemento, los especialistas lo suelen recomendar conjuntamente con vitamina E.

Vitamina E: Por su capacidad antioxidante contrarresta la acción nociva de los radicales libres en la movilidad de los espermatozoides y en la calidad del semen. El germen de trigo es la fuente natural más concentrada en vitamina E. Se puede añadir a ensaladas, zumos y otros para reforzar la dieta con este nutriente. El aceite de oliva extra virgen y los frutos secos también son un buen recurso dietético en este antioxidante. Vitamina A: Protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro producido por los radicales libres.

Favorece la fertilidad ya que participa en la formación de esteroides, base de las hormonas sexuales. Esta vitamina abunda en las grasas lácteas (nata, mantequilla), leche entera e hígado. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el melocotón y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde.

También puedes leer:   ¿NO desayunar afecta el desempeño sexual?

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

Hábitos sanos

Las causas que afectan a la calidad y a la cantidad de esperma ajenas a la nutrición, y que conviene descartar ante un problema de posible esterilidad, son diversas. Desde antecedentes de enfermedades que pudieran afectar a los testículos (paperas, infecciones de transmisión sexual, infecciones como el varicocele), hasta la exposición a la contaminación por metales pesados, la radiación, o el uso prolongado de fármacos como los corticoesteroides, además del tabaco y el consumo exagerado de alcohol.

Los fumadores, por ejemplo, están expuestos al cadmio que contiene el papel del cigarro, el cadmio interfiere con la absorción y la utilización del zinc en el organismo, por lo que es más probable la deficiencia del mineral en personas fumadoras. A menudo una reducción de la ingesta de alcohol, tabaco y otras drogas, así como la prevención frente a contaminantes ambientales aumenta la producción y la calidad del esperma.

[/box]

Video recomendado:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *