Relaciones no saludables en adolescentes

violencia-de-parejaLa adolescencia es una etapa de la vida de las personas, donde las emociones están a flor de piel. Los cambios físicos y hormonales que se dan a esta edad crean una serie de sentimientos y conflictos internos en los y las adolescentes, que hace difícil la toma de decisiones. En el caso de las relaciones personales, la adolescencia suele ser el momento de la primera relación de pareja, de exploración de la sexualidad, y de la presión de grupo, donde lo que dicen las amistades es lo que vale.

La primera relación de pareja puede ser un momento de mucha emoción para los y las adolescentes, pero no siempre es una experiencia agradable o placentera, porque los nervios del primer amor se mezclan con la necesidad de ser aceptados y las inseguridades, lo que puede ser una combinación peligrosa, que lleve a los y las adolescentes a permanecer en relaciones no saludables.

Por eso, es importante que los y las adolescentes aprendan a detectar signos de alerta en una pareja. Según el portal LoveIsRespect.org, 1.5 millones de estudiantes de bachillerato de Estados Unidos experimenta abuso físico de parte de su pareja, cada año. Sin embargo, sólo un tercio de los y las adolescentes en una relación abusiva, le contó a alguien sobre el abuso.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

También puedes leer:   ¿Qué significa que una mujer es frígida?

Por eso, el portal domesticshelters.org, una página web con información sobre violencia doméstica, enumera cuatro formas comunes de abuso, para ayudar a los y las adolescentes a identificar cuando están en una relación violenta:

  • Abuso físico. Es cualquier tipo de fuerza física con la intención de causar miedo o daño, como golpes, patadas, empujones o el uso de un arma de fuego o blanca.
  • Abuso verbal o emocional. Se refiere a amenazas no físicas, que incluye acciones como insultos, humillaciones, persecuciones, acoso o intimidación.
  • Abuso sexual. Se refiere a ejercer control u obligar a la realización de acciones sexuales, que incluyen violaciones, manipulaciones o la restricción al acceso de métodos anticonceptivos.
  • Abuso digital. Se trata del uso de las redes sociales para intimidar, amenazar o molestar a una actual o ex-pareja. En esta categoría se incluye el cyberbullying o acoso virtual.[/box]

Una educación sexual en valores, que inicie desde la niñez, junto con el cultivo de una comunicación efectiva, son una de las mejores opciones para ayudar a los y las adolescentes a identificar parejas abusivas, y evitar que permanezcan en relaciones no saludables.

Video recomendado:

Encuesta:

[poll id=»63″]

Fuente:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba