¿A quiénes delegamos la crianza de nuestros hijos?

Vivimos en la era de lo “rápido y sin complicaciones”; donde muchos padres no tienen tiempo y siempre están cansados. Una época en la que es más fácil responsabilizar a la escuela de la crianza de los hijos, en la que se desbordan las actividades extracurriculares de estos, y no necesariamente con el mero propósito de educarlos.

Vivimos en los tiempos donde la crianza se delega -o se pretende delegar- a la niñera, los abuelos, la televisión, los dispositivos tecnológicos, el internet y otras cosas más; donde prevalecen los padres ausentes.

Y al final esta ausencia se nota, duele, confunde, maltrata, deteriora. Se convierte en una crianza con debilidades graves, en niños sin lo necesario para enfrentarse al mundo, en adultos enfocados en lo menos importante, en una prevalencia de trastornos y enfermedades mentales… en una familia disfuncional y una sociedad afectada.

También puedes leer: ¿Cuáles son las consecuencias de crecer en una familia disfuncional?

También puedes leer:   Fantasías sexuales con personas del mismo sexo… ¿indica homosexualidad?

Lo peor de esto es que no terminamos de despertar. Muchos aún entienden que acomodando al máximo a sus hijos, dándole todo lo material y más, llenándolos constantemente de regalos caros y resolviendo todos sus problemas, van a tener como resultado adultos felices y funcionales. Lo cual no es así. No es posible cosechar lo que no se ha sembrado.

Destaco, no está mal que le demos todo a nuestros hijos, que cuidemos de ellos y que trabajemos fuerte para darles una mejor calidad de vida.

El problema nace cuando no nos medimos, cuando cubrimos nuestra falta afectiva con cosas materiales, cuando olvidamos que también hay que orientarlos y educarlos. Nace cuando no tomamos un momento para saber qué tal fue su día, no nos preocupamos por conocer su entorno, no supervisamos su comportamiento, no los escuchamos, no los enseñamos a valerse por sí mismos, no los ayudamos a construir su autoestima.

También puedes leer:   ¿Los Centennials están preparados para la vida adulta?

El problema surge cuando nos olvidamos de nuestro rol de padres y de nuestra responsabilidad de crianza. Sí, porque es nuestra responsabilidad criarlos y preocuparnos por hacerlo bien.

El entorno siempre existirá y de alguna forma va a influir en ellos. Pero de nuestro trabajo dependerá en qué modo lo hará.

Tenemos que darles las herramientas necesarias para que sepan cómo enfrentarse al mundo, debemos mostrarles los límites y las consecuencias, ayudarlos a ser responsables y a crecer en cada aspecto, a valorar el esfuerzo y el trabajo.

Claro, ellos no siempre harán lo correcto, se equivocarán y querrán comerse el mundo… y es que una vez hagamos nuestra parte, será la de ellos aprender a vivir. No obstante, cumpliendo con nuestra función, les habremos brindado la oportunidad de vivir mejor, de decidir mejor, de discernir y actuar mejor.

Necesitamos comunicarnos realmente con nuestros hijos, conocer sus pensamientos y preferencias. Tenemos que conectarnos con ellos y llenarlos de amor cada día.

Es vital reconocer que lo que ellos realmente necesitan, no se compra ni lo encontrarán en otras personas que no seamos nosotros. Allí radica todo.

También puedes leer: Un falso padre ejemplar

También puedes leer:   El Duelo: ¿Cómo superar la muerte de un ser querido?

A ti que estás leyendo esto, saca un momento del día para compartir con tus hijos, habla con ellos y de sus sueños. Aprovecha para guiarlos, amarlos y fomentar los valores. No permitas que el internet, el entorno u otras personas hagan tu trabajo.

Dejemos de enfocarnos en las cosas que no tienen importancia y empecemos a asumir lo que nos ha tocado.

No será fácil, pero la satisfacción de verlos realizados valdrá la pena.

Hay que trabajar duro para cambiar este panorama, podemos hacerlo.

Video recomendado:

[button link=”http://www.youtube.com/subscription_center?add_user=rexpuestas1″ size=”small” color=”red”]¡SUSCRÍBETE![/button] En nuestro canal de youtube.

Si quieres hablar de sexualidad y sexo en la familia y no sabes cómo, aprende a hacerlo en este curso en línea.

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *