El motor del sexo

Spaguettis corazonLos diferentes comportamientos sexuales tienen un denominador común: “La fantasía”. Cada ser humano, cada experiencia sexual, posee la suya propia; las fantasías femeninas y masculinas son muy diferentes, como también son diferentes cuando se practica la sexualidad en solitario. Sin la fantasía, la excitación sexual se hace dificultosa e incluso incómoda para la mayoría de las personas.

En el comportamiento sexual también influye la atracción. Existen diferentes teorías sobre las razones por las que nos sentimos atraídos por determinadas personas o características de la personalidad del otro.

La conclusión, después de comparar numerosos estudios en los que se valoran aspectos físicos y de personalidad, es que las mujeres heterosexuales (que se sienten atraídas hacia el sexo opuesto) suelen buscar seguridad a cambio de atractivo físico, mientras que los hombres heterosexuales actúan a la inversa: ofrecen seguridad, fundamentalmente económica, y buscan ciertas cualidades físicas.

Fuente: Libro “El sexólogo en casa”, por Concha Madueño.

Comparte este artículo:

También puedes leer:   Nuestro empeño en complicar la vida

Dejar un comentario

Ir arriba