Medios de Comunicación: “El tercer padre de nuestros hijos”

Control remoto sillaLos medios masivos de comunicación han formado parte importante de las familias a nivel global. Por mucho tiempo, la televisión ha sido la niñera de preferencia para entretener a niños, niñas y adolescentes. Hoy en día, los medios de comunicación masiva educan a nuestros hijos, y los padres hemos delegado nuestra función de educadores a las páginas de internet, a los programas de televisión, muchos de ellos cargados de violencia, erotismo, sexismo y racismo.

Nuestros hijos están inmersos en el mundo de los medios de comunicación que los arropa vertiginosamente, con el cual debemos competir a fin de poder establecer nuestros propios valores, costumbres y cultura en la educación familiar.

No cabe duda que los medios de comunicación ofrecen entretenimiento, cultura, deportes y noticias. Son parte importante de nuestras vidas y tienen mucho que enseñar, pero lo que inquieta es el tipo de mensajes e informaciones negativas que ellos transmiten cuando no se hace una supervisión y un acompañamiento de los padres en su utilización.

Existe una gran preocupación de las instituciones que velan por el bienestar infantil al reconocer que el uso incorrecto de los medios de comunicación ocasiona efectos negativos en la salud y el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes. La Academia Americana de Pediatría advierte que la exposición de los niños, niñas y adolescentes a los medios de comunicación masivos (Mass Media: la televisión, el cine, los video-juegos, el internet, la música, los video clips, revistas, periódicos, etc.) pueden tener efectos dañinos a la salud. Sin embargo, reconoce que un uso adecuado de estos medios puede ser de mucha ayuda en pro del bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

También puedes leer:   Abstinencia sexual: ¿Una opción viable?

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

La televisión es el medio más utilizado y su uso se ha incrementado considerablemente en los últimos años y cada vez a más temprana edad. Este incremento se ha asociado a la epidemia de la obesidad infanto-juvenil que se ha observado en muchos países, cuya causa directa es la falta de ejercicio físico y el efecto que en los niños, niñas y adolescentes tienen los comerciales de alimentos, bebidas endulzadas y comidas rápidas que estimulan la compra de alimentos con alto valor calórico y grandes porciones de alimentos. Igual relación se ha establecido con el incremento del déficit de atención/hiperactividad, trastorno del sueño, trastornos alimenticios, y conductas sexuales de riesgo.

[/box]

Los números hablan

Se ha comprobado que los niños, niñas y adolescentes pasan más tiempo utilizando una pantalla (televisión, computadora, teléfono inteligente, video juegos) que en otras actividades, excepto dormir. En un estudio realizado en EE.UU. con niños, niñas y adolescentes entre 8 y 18 años, se reporta que pasaban un promedio de 7 horas por día frente a una pantalla utilizando diversos medios de comunicación.

También puedes leer:   Adolescencia masculina, sexualidad temprana e invisibilidad

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Un interesante estudio realizado con estudiantes universitarios de distintos países, arrojó que los estudiantes universitarios de todo el mundo, sin importar que sean de países en vías de desarrollo o países desarrollados, son “adictos” a los dispositivos electrónicos portátiles, como los teléfonos celulares, las computadoras portátiles y los reproductores de MP3.

[/box]

Distintos estudios científicos han demostrado que la exposición a la violencia en los medios de comunicación, incrementa el riesgo de conductas agresivas en niños, niñas y adolescentes. Semejante correlación existe en la exposición temprana a contenido sexual-erótico. Cerca del 90% de los programas para menores de 13 años (PG-13) tienen escenas violentas. En los programas de Prime-Time en la televisión estadounidense, el 75% muestra contenido sexual, situación que se asocia al inicio precoz de la vida sexual activa.

A estos riesgos del uso incorrecto de los medios masivos de comunicación, se suma el uso de las TICs (Tecnología de la Comunicación y la Información) que crean un cambio en las formas tradicionales de construir vínculos, y se observa una tendencia a convertir las relaciones personales en conexiones con una falta de compromiso y ética.

También puedes leer:   Día Mundial para la Prevención del Suicidio

[box type=”info” border=”full” icon=”none”]

La televisión, los videojuegos e internet, por sí mismos NO son un problema, el inconveniente surge cuando niños, niñas y jóvenes hacen un mal uso de estas tecnologías, estableciendo así una relación de dependencia y dediquen tiempo excesivo a estas actividades, deteriorando otras como los estudios, el descanso, el sueño, la lectura, actividades al aire libre o simplemente compartir con familiares o amigos, lo que ocasiona el empobrecimiento de las relaciones sociales, que puede llegar incluso al aislamiento, bajo rendimiento escolar y hasta trastorno de conducta.

[/box]

Los padres son los principales responsables del uso que hacen sus hijos de todas estas herramientas, pero como no podemos controlar todo lo que hacen, es necesario que la familia forme y eduque de manera que los niños, niñas y adolescentes puedan tener una actitud crítica frente a las nuevas tecnologías y, por tanto, puedan decidir y actuar con responsabilidad.

Video recomendado:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *