Las caricias nunca sobran

Pareja abrazadaQue las caricias no son necesarias es una idea errónea masculina. Al contrario, son indispensables para completar la excitación sexual tanto para el hombre como para la mujer. Por desgracia, aún es frecuente que los hombres descuiden o reduzcan ese tiempo indispensable del amor, sin duda el más importante para lograr la sintonía íntima. Como los hombres experimentan la excitación de una manera rápida con la erección, piensan que a su compañera le sucede lo mismo.

La excitación sexual surge de forma muy distinta en mujeres y hombres. En la mujer se trata de una disposición mental, una emoción que les permite entrar en la intimidad de su compañero y lograr alcanzar el mismo grado de excitación que su compañero para lograr disfrutar la relación y conseguir el orgasmo. Esta disposición mental se inicia la misma mañana, a veces el día anterior, lo que suele desconcertar profundamente a su compañero.

También puedes leer:   ¿Cómo podemos guiar a nuestros hijos para que elijan buenos amigos?

Una mujer necesita un ambiente amoroso, un acompañamiento tierno que refleje sentimientos y despierte los suyos, gestos y palabras que propicien este aumento del deseo, un contexto que la prepare para la intimidad.

Artículo recomendado:

Fuente: Libro “El sexo y el amor”, de Philippe Brenot.

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *