Bajar de peso o ser madres… ¿En qué debemos enfocarnos?

delgadaParece mentira lo apegados que estamos a los estereotipos y a los lineamientos que nos venden la publicidad y los medios sobre la “figura” que debemos mantener. Y es que algo tan hermoso como el embarazo y la maternidad, lo han llegado a convertir en una carrera de quién aumenta menos de peso, quién queda más “flaca” luego de dar a luz o quien a los dos o tres día ya ha rebajado.

Si se tratara de un esfuerzo por ser sanos y saludables, o de un tema de nutrición de que gracias a la alimentación se logró mantener un buen peso, otro sería el caso. Pero la realidad es otra, más bien se trata de la lucha por responder a lo que exige la sociedad, ya que se entiende que solo siendo flacas, las mujeres somos hermosas.

Lo viví en carne propia cuando a los tres días de mi cesárea (que por cierto se realizó porque se presentaron inconvenientes con el embarazo) me dijeron: “Ay, pero quedaste gorda”. Tan solo respiré y traté de obviar el comentario. Ya no se piensa en que es una vida que llevamos dentro y que por tanto tendemos a subir de peso por el crecimiento del bebé, el útero expandido y demás; tan solo se cree en que debemos salir esbeltas del quirófano porque si no, no funciona para la sociedad.

A pesar de que ya al mes de dar a luz había perdido bastante peso, porque claro que hay que darle tiempo a nuestro organismo, me quedó la inquietud de lo mal que estamos con nuestras creencias.

El embarazo no se debe tomar a la ligera, las mujeres no deben someterse a dietas rigurosas sin supervisión médica tan solo por cumplir con los demás, no se les debe empujar a recurrir a métodos peligrosos para rebajar luego de un embarazo. Hay que tener mucho ojo con esto, porque en mi caso lo tomé a la ligera, pero entiendo que otras podían incluso caer en depresión por tales comentarios.

También puedes leer:   Momentos entre padres e hijos ¿Cómo crearlos?

Particularmente, no me preocupé por mi peso hasta llegado el momento que entendí ya era hora de hacerlo. Claro, traté de comer saludable, sobre todo porque estaba en etapa postparto y lactando, pero no me preocupaba por el numerito en la balanza, de si subía o bajaba… Y es que la verdad estaba muy ocupada aprendiendo a ser madre.

Hoy, son muchas las mujeres que viven bajo estos conceptos de que tenernos que ser flacas para vernos bien y ser felices, y por eso muchas madres no disfrutan como tal de sus bebés. No está bien que una madre deba bregar con presiones por su peso cuando ya con la responsabilidad de la nueva maternidad basta. Debemos despertar.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]Es importante que tratemos de mantener un peso ADECUADO durante el embarazo, por nuestro bien y el de nuestro bebé; pero eso no se logra por presión social. Lo recomendable es que siempre tratemos de tener una alimentación sana para consumir los nutrientes necesarios, y que durante el embarazo sigamos las indicaciones médicas. Sin embargo, si no lo hacemos, siempre podemos dar el paso de cambiar nuestro estilo de vida, pero que sea por nosotras mismas, porque queremos estar sanas, no porque los demás opinen.[/box]

Como mujer, no debemos permitir que nos marquen parámetros que nos definan y nos cataloguen. El ser hermosas y maravillosas se trata de mucho más que un número o peso, porque cuando nos amamos a nosotras mismas, aprendemos incluso a cuidarnos y valorarnos, reconociendo así que nos debemos a nosotras mismas el estar saludables en términos de nutrición. Entonces, lo primero es amarnos para poder comprender el mundo y combatir las luchas que nos suceden.

También puedes leer:   Derechos sexuales: "Los más humanos de todos los derechos"

Al final de todo, no somos maniquíes con una sola postura, somos seres humanos que respondemos a genética, forma de vida y decisiones. Nunca un dedo debe señalarnos para hacernos sentir menos, y si lo hace pues en nuestras manos está el poner un “alto” y continuar con nuestra cabeza erguida.

Comparte este artículo:

Dejar un comentario

Ir arriba