Automatizadas para los defectos

lustracion-bella - defectosLlama la atención que la mayoría de las mujeres siempre encontramos en cada situación algún espacio donde resaltar nuestros defectos. Y lo extraño de todo, es que tendemos a hacerlo con más énfasis cuando recibimos un halago; es como si estuviéramos automatizadas para responder con aquello que tanto nos molesta de nuestro cuerpo.

Cuando nos maquillan, le repetimos una y otra vez a la maquillista sobre “nuestra nariz ancha”, “nuestros ojos separados”, “nuestras cejas gruesas”, “nuestros labios finos”, etc. Le recalcamos que tendrá que hacer magia con ese defecto que llevamos una vida ocultando; cuando estamos con nuestras parejas, y nos dice que le gusta tal parte de nuestro cuerpo, sentimos un poco de inseguridad y empezamos a señalar otras partes que no nos gustan por equis razón.

Es como si fuésemos educadas para resaltar nuestros defectos, y no para aceptar lo hermosa que somos. Muchas viven ocultándose tras el maquillaje, con el pelo sobre el rostro, y con otras máscaras que diariamente utilizan, pero.. ¿Qué pasa cuando estamos solas, sin esas máscaras? ¿Acaso se ha ido ese “defecto” que tanto señalamos? No.. sigue ahí, y ahí continuará.

[box type=»tick» border=»full» icon=»none»]

Es necesario entender que los “defectos” son subjetivos; para unos, aquellos “ojos grandes” pueden otorgar fealdad al rostro, mientras que para otros, ellos son los que le dan el toque de belleza. Los “defectos” son nuestros, son lo que pensamos, son parte de ese mundo de inconformidad que nos ata cada día; los “defectos” son justamente eso, lo que nosotras mismas CREAMOS.

También puedes leer:   El noviazgo de antaño

[/box]

Por eso, en ese momento en el que estás sola y puedes apreciar sin oscuridad alguna lo que eres, tómate unos segundos más y examina con delicadeza cada parte de tu cuerpo, cada parte de ti. Date cuenta lo hermosa que eres, enamórate de esa persona que miras frente a ti a través del espejo, fíjate que “esas cejas gruesas” son tuyas, son parte de ti, parte de la perfección que te pertenece. Analiza tus curvas, tus ojos, tus manos… ¡Eres hermosa tal y como eres!

[box type=»note» border=»full» icon=»none»]

No importa si nuestra cultura o nuestra educación es vivir debajo de los “defectos”, podemos romper con las barreras de los prejuicios y poner nuestra autoestima donde debería estar siempre, arriba. Nadie tiene derecho a señalar tus “defectos”, y aun mejor, TÚ tienes el deber de NO permitir que las opiniones de los demás tomen tal importancia en tu vida.

[/box]

¡Siéntete bella mujer! Recuerda que como te sientas contigo misma, es como te verán los demás, déjales ver a todos que en ti solo hay cosas maravillosas.

Video recomendado:

Artículos recomendados:

Comparte este artículo:

Dejar un comentario