¿Aceptas casarte conmigo?

Soñar con el matrimonio y dejarlo protagonizar nuestras metas, es algo que con frecuencia hacemos las mujeres. La idea de estar junto a ese ser que tanto amamos, despertar junto a él y acostarnos entre sus brazos, es algo que supera todas las experiencias que queremos vivir.

casarte conmigo

No obstante, es necesario comprender que “dar ese paso” NO debe ser un movimiento a la ligera. Debemos estar claros y claras de lo que queremos en la vida, de cuáles son nuestros proyectos juntos, y de cuánto estamos dispuestos a hacer y a superar por estar junto a quien amamos.

Es normal ver como personas casadas relatan sus experiencias iniciando con “no es fácil”, “es algo a lo que hay que acostumbrarse”. En realidad pienso que más que “acostumbrarse”, es un nuevo mundo que tenemos que aprender a vivir y, agrego que, cuando estamos con la persona indicada, es también el mundo más hermoso que tenemos la libertad de crear.

También puedes leer:   ¿Dónde está la humanidad?

[box type=”tick” border=”full” icon=”none”]

Al unir nuestras vidas, comenzamos a experimentar nuevas responsabilidades que antes desconocíamos o de las que NO nos preocupábamos. Diría que esta es la parte a la que todos le tememos… A ese nuevo “YO” que debemos dejar salir para que se encargue de que todo marche bien. Será difícil al principio lidiar con todo ese conjunto de roles que ni sabíamos que existían, pero si lo hacemos de la manera adecuada, nos encantará vernos realizados y nos sentiremos orgullosos al ver lo que somos capaces de hacer.

[/box]

En la vida siempre existirán momentos buenos y malos, y en el matrimonio NO será diferente. Habrán momentos de tristezas y momentos de enojo, pero cuando el amor es verdadero, estos momentos nunca serán los suficientes como para querer renunciar. Cuando hay amor se lucha, se intenta, se hace, se explica, se escucha, se entiende, se acepta, se cede, se exige, se protege, sencillamente se ama.. Cuando hay amor, NO duele intentarlo una vez más, porque sabemos que somos humanos, y “nadie tiene la verdad en sus manos”.

También puedes leer:   Bullying sexual entre niños y adolescentes ¿Cómo evitarlo?

Estar unidos a quien amamos es una decisión personal. Al momento de contraer matrimonio te preguntarán “¿Aceptas?” y dirás que “SÍ”; como es lógico y esperado, porque “Es fácil empezar, lo difícil es mantenerse”. Por eso, te invito a que vivan juntos de manera que al final de cada día, puedan seguir diciendo “SÍ, acepto casarme contigo”.

[box type=”note” border=”full” icon=”none”]

Y es que, si sus respuestas continúan siendo “SÍ” al llegar la noche, sabrán que ni todo el estrés del día, ni las discusiones que pudieron tener, ni ese beso que el diario vivir les robó, ni todas las responsabilidades con las que NO supieron lidiar… Pudieron apagar su amor.

[/box]

No pinto un mundo color rosa, porque es cierto que pasarán momentos difíciles en el matrimonio, sino que te brindo los colores para que sepas que el amor NO tiene por qué ser solo “gris”; hay otros colores que valen la pena conocer. Créeme, es realmente hermoso y satisfactorio escuchar a quien amas, y a ti mismo o misma, aceptando casarse nuevamente al final de cada día.

También puedes leer:   ¿La vacuna del Virus del Papiloma Humano es peligrosa?

Artículos recomendados:

Video recomendado:

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *